+ Un proyecto ejemplar del trabajo en equipo
Con la finalidad de rescatar la laguna natural ubicada junto a la Facultad de Arquitectura de la BUAP, en Ciudad Universitaria, así como proporcionar un espacio de recreación a la comunidad universitaria, el Rector Alfonso Esparza Ortiz inauguró el Paseo del Lago Universitario.
En esta tarea de saneamiento y recuperación de ese espacio natural, se establecieron sinergias entre varias unidades académicas: para combatir la contaminación y evitar que la laguna se convirtiera en un foco de infección: personal de la Facultad de Ingeniería identificó la ubicación de los drenajes, mismos que se reorientaron; a su vez, la Escuela de Biología realizó la batimetría para determinar la geomorfología de la laguna; mientras que la Facultad de Ciencias Químicas analizó el agua resultante y estudiantes de Computación diseñaron el software para el préstamo de Lobo Lanchas.
“Además de ser un sitio de esparcimiento, será un espacio estético que disfrutará la comunidad universitaria. Para lograrlo, lo importante es que la planta de tratamiento de aguas residuales se intervino en forma adecuada y es el colofón de todo un proceso que se realizó en Ciudad Universitaria con respecto al drenaje, ya que todas las aguas residuales, al igual que las pluviales, se vertían en la laguna sin ningún tratamiento”, señaló Esparza Ortiz.
Se trata, enfatizó, de un proyecto ejemplar del trabajo en equipo y de sinergias entre diferentes unidades académicas y dependencias de la Institución, cuyo resultado es un espacio digno para la convivencia de los universitarios.
Ignacio Morales Hernández, director General de Obras de la BUAP, informó que el proyecto del Paseo del Lago Universitario incluye la redirección del drenaje de Ciudad Universitaria: en lugar de descargar directamente sobre la laguna, se hará en las plantas tratadoras.
Explicó que en la batimetría se hicieron 49 puntos georeferenciados con coordenadas UTM, de esta manera se determinó que la laguna tiene una profundidad promedio de 1.31 metros y máxima de 2.28 metros; el espejo de agua tiene un área de 10 mil 476.17 metros y un volumen aproximado de 23 mil 800 metros cúbicos. El largo de la laguna es de 170 metros por 90 de ancho.
Morales Hernández agregó que alrededor de la laguna se construyó un muelle flotante, una escalera metálica, áreas de convivencia de estructura metálica y lámina de policarbonato. El Paseo del Lago Universitario tiene 20 lanchas, las cuales 12 son de pedal y para dos personas, y ocho son de remos para cuatro personas.
En su intervención, Juvencio Monroy Ponce, responsable del proyecto de la planta tratadora de aguas residuales, explicó que el proceso inicia cuando el líquido entra directamente desde el cárcamo de bombeo a los reactores aerobios, ahí la materia orgánica y contaminantes son metabolizados. Los reactores trabajan en paralelo, es decir, reciben caudales de manera simultánea.
Posteriormente, el agua pasa a un sedimentador secundario, de ahí al biofiltro, luego a un proceso de desinfección por luz ultravioleta y finalmente el agua tratada se descarga a la laguna, con ayuda de una bomba con bajo consumo de energía eléctrica.