Por Patricia Moreno Sánchez

Este sábado 16 de julio se celebra la fiesta de la Virgen del Carmen en su templo para lo cual se estima lleguen más de 10 mil personas para venerar su imagen este fin de semana. Fray Eduardo Paredes Domínguez, padre responsable del templo del Carmen, refirió que en esta fecha existe la devoción y tradición de acudir al templo para pedirle su protección a la Virgen y agradecer o recibir un milagro.
Agregó que muchas personas acuden al templo para comprar el tradicional escapulario del Carmen que debe ser bendecido e impuesto por el sacerdote, agregó que este es un signo de la tradición de la iglesia desde hace más de siete siglos. Refirió es un signo de protección pero aclaró que no es un amuleto como en ocasiones erróneamente sea piensa.
Mencionar que algunas personas aseguran que la persona que lleva el escapulario, la Virgen del Carmen le ayuda al bien morir y lo acompaña al cielo.
Desde el viernes cientos de personas, desde temprana hora hacían fila para pasar bajo el manto de la santísima Virgen del Carmen para pedir la protección de la Madre de Dios.
“Cuando pasas debajo del Manto de la Virgen del Carmen, haz de cuenta que la Madre Santísima te está abrazando, para que no tengas miedo, porque siempre te va a cuidar y proteger. Solo quiere que tu confíes en ella” afirmó la abuelita Concepción Carrasco quien dijo que todo el mes de julio se pone como vestido el hábito de la Virgen del Carmen.
Mientras que Araceli, comentó que acude cada año a visitar a la Virgen del Carmen, para pedirle protección y bienestar para su familia.
“Como católicos sabemos que la Virgen del Carmen es quien nos ayuda y para quien está en peligro de muerte ella nos salva”
Mencionar que la Fiesta del Carmen es una de las celebraciones de mayor arraigo y tradición por ello se invita a las personas a que acudan con orden para evitar algún problema por la gran asistencia de visitantes. En templo se contarán con medidas de seguridad con el apoyo de Protección Civil y de la Secretaría de Seguridad estatal y municipal para garantizar la integridad de los asistentes al interior y exterior del templo. Se pide a los visitantes atender las reconvenciones de ingreso y salida del mismo templo.
Mientras que al exterior se colocaron diversos puestos de antojitos mexicanos como las chalupas, tostadas, pelonas y el tradicional pan de fiesta, para la verbena popular. Además se comercializan otros articulaos que nada tiene que ver con la fiesta como ropa, calzado, gafas, entre otros varios. Y como en cada fiesta no pueden faltar los juegos mecánicos como los caballitos.
El ayuntamiento autorizó el cierre de las calles de la 16 de Septiembre de la 17 Poniente a las 13 Poniente.