• Hay una falta de respeto para la religión católica

 

Por Patricia Moreno Sánchez

Hasta un 70 por ciento han caído las ventas de los ropajes para vestir la imagen del Niño Dios, para la celebración del Día de la Candelaria, informó Doña Alicia, que se dedica a confeccionar los ropones desde hace 40 años.

Agregó que ante la situación económica y para mantener la clientela, mantienen precios económicos que van desde los 30 pesos para las imágenes de 10 centímetros hasta los 160 pesos para los de 50 centímetros.
De igual forma, lamentó que hay una falta de respeto para la religión católica, al señalar que algunas personas han llegado a pedir un traje del “Guasón” para vestir a sus imágenes.

“Hace un rato llegaron unas personas y me piden un traje del Guasón, y yo les conteste que eso es una falta de respeto y una  burla”, aseveró molesta doña Alicia que tiene más de 40 años confeccionando los vestidos para el Día de la Candelaria.
Explicó que la tradición es vestir a la imagen del Niño Jesús, el primer año con un ropón blanco, el segundo año el vestido debe ser azul y el tercer año rosa.
Después de los tres años, se puede vestir con ropajes como la imagen del Corazón de Jesús, del Señor de las Maravillas, del Niño de las palomitas y del Niño de la Abundancia.
En tanto que las  familias católicas comentaron que celebrarán el Día de la Candelaria, para ello gustarán de entre 500 a mil pesos, tomando en cuenta el costo de la ropita para la imagen del Niño Dios y para la merienda del 2 de febrero, que consiste en degustar atole y tamales.

No obstante, otras personas comentaron que solo cumplirán con vestir a su Niño Dios y llevar la imagen a la iglesia para que sea bendecido, pero no tienen recursos para gastar en una fiesta.

“Este año solo vamos a vestir a nuestro Niño Dios, vamos a ir a escuchar misa y llevamos nuestra imagen para que sea bendecido y ya, no tendremos fiesta, no tenemos para gastar en tamales y atole”, comentó la señora Lidia, que buscaba precios económicos.