Por Jesús Lemus/Puebla

El candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, Alberto Jiménez Merino, se deslindó del ex mandatario poblano, Mario Marín Torres, cuando el domingo pasado, dijo que sería “una deslealtad” no reconocer a sus amigos.

Así lo declaró en una entrevista nacional, donde enfatizó que Mario Marín Torres no será quien aparezca en las boletas y de manera personal tiene la frente en alto, que por eso no tiene nada de qué avergonzarse.

Dijo que es “gente del pueblo” que trabajó con tres ex gobernadores de Puebla, dejando en claro que si hay alguien que deba responder por sus actos ante la justicia, será uno de los promotores de que suceda.

“Sí, por supuesto que me deslindo porque él no está en la boleta, seré yo quien esté en la boleta, la gente me conoce ampliamente, vivo y camino con la frente en alto y no tengo nada de qué avergonzarme, nunca me he llevado con la corrupción”.

Mencionó que en esta elección va en contra del candidato de Morena, PT y PVEM, Miguel Barbosa Huerta y no con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien el año pasado catapultó a varios candidatos que actualmente ocupan un cargo público.

Confió en que no habrá intervención del gobierno interino del estado de Puebla durante estas elecciones, que se originaron tras el fallecimiento de la mandataria poblana, Martha Erika Alonso Hidalgo el pasado 24 de diciembre.