Por Patricia Moreno Sánchez

Como cada 12 de diciembre miles de católicos acudieron al Santuario Guadalupano para venerar a la Santísima Virgen de Guadalupe.
Desde muy temprano los católicos llegaron al Santuario Guadalupano para cantar las mañanitas a la Virgen morenita del Tepeyac, posteriormente para escuchar la santa misa.
Los peregrinos llegaron con la imagen de la Guadalupana, con flores, veladoras y cantos, afirmaron que el cansancio no es obstáculo para llegar a los pies de la Virgen Morenita.
“Nosotros venimos de la Mixteca, venimos a pedirle a nuestra Madre de Dios, su protección para nuestra familia, además de trabajo” comentó Don Crescencio, quien dijo que son 20 años de peregrinaje, y continuará hasta que tenga fuerzas.
Como es tradición en el Seminario Palafoxiano se realiza la Feria Guadalupana donde se disfrutó de juegos mecánicos, diversos productos y sin faltar los antojitos mexicanos.
LA VILLITA
En el tempo de Nuestra Señora de Guadalupe, de la 11 Norte-Sur, conocido como la Villita, llegaron miles de guadalupanos para pedir o agradecer un milagro a la Santísima Virgen.
“Yo vengo todos los años y este es el tercer año que traigo la imagen de la virgencita para que sea nuevamente bendecida, y le vengo agradecer que le haya dado salud a mi papá que estaba muy enfermo y le pedimos por su salud y lo curo” afirmó la señora Yolanda.
LOS INDITOS Y LUPITAS
Como es tradición los padres de familia llevaron a sus hijos vestidos de Juan Dieguito y a las niñas vestidas de Lupitas, como es la devoción llegaron a los pies de la Virgen de Guadalupe para encomendarles a sus hijos a la protección de la Morenita.
“Venimos con mucha devoción y a darle gracias a la Virgencita, por habernos permitido tener a nuestro hijos y por ello los traemos con los trajecitos de inditos” afirmó la Señora Lucy.
En la sacristía de la Villita , el niño o niña, incluso a los adultos son “limpiados” con una veladora que después es encendida, que significa encomendar a los menes a la protección de la Virgen de Guadalupe.
En la zona de la Villita como en el Seminario Palafoxiano, no podía faltar la tradicional foto con la imagen de la Virgen de Guadalupe, que cada año además de la imagen, le colocan un altar o una especie de cocina donde se le coloca un metate y masa para que la niña sea fotografiada haciendo tortillas, en otros espacios, cuentan con un pony para retratar a los niños. En otro utilizaban conejitos para la fotografía. Incluso en un local no solo estaba la imagen de la Virgen, sino que la acompañaba Santa Claus. Todo ello para hacer más atractivo para la foto.
LA CELEBRACION EUCARITICA
Monseñor Víctor Sánchez Espinosa celebró la misa en el Santuario Guadalupano ante miles de peregrinos que regresaban ya de la ciudad de México, después de haber visitado a la Santísima Virgen.
Durante la homilía Monseñor pidió nuevamente seguro el ejemplo de la Madre Santísima de Guadalupe y ser misericordioso con nuestros hermanos principalmente los más necesitados.