1. Además del proyectil que lo atravesó a la altura del abdomen, presentaba dos lesiones más, presumiblemente rozones de bala.

Odilón Larios Nava.- Se confirmó que el niño de 4 años que llegó muerto al Hospital Universitario, procedente de Tecamachalco, perdió la vida a causa de un balazo que le atravesó su pequeño cuerpo a la altura del abdomen.
El cadáver también tenía dos heridas más, presumiblemente rozones de otras balas. Esto ha llamado la atención de las autoridades ministeriales, quienes investigan para descubrir con exactitud qué fue lo que le ocurrió al menor.
El pasado fin de semana los padres de Leonardo M., de 4 años de edad, lo trasladaron al Hospital General de Tecamachalco, y posteriormente al hospital antes mencionado en la capital poblana.
El niño presentaba una lesión, según los reportes extraoficiales, los padres del menor refirieron que tenía “un hoyo en el estómago”. Refirieron que el niño estaba jugando en el patio de su casa, cuando se acercó a ellos y les dijo que le dolía el estómago, entonces vieron la lesión que presentaba. Los progenitores afirmaron a las autoridades, que desconocían el cómo el pequeño resultó lesionado.
Una vez que los médicos del Hospital Universitario informaron a las autoridades de la muerte del menor, los agentes estatales de investigación realizaron el levantamiento del cadáver.
Tras las actuaciones necesarias, se confirmó que la lesión que presentaba Leonardo era por arma de fuego, la bala atravesó su pequeño cuerpo dejando un orificio de entrada y otro de salida. Además en el cuerpo se le apreciaban dos lesiones más, al parecer de bala, pero solo rozones.
Sin duda lo anterior llama la atención de las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE), quienes ya realizan las investigaciones de rigor del caso dentro de la carpeta 3383/2016 de la Zona Centro, para esclarecer qué fue lo que ocurrió realmente.