Dulce Gómez

En lo que va de 2016, la Contraloría en el municipio de Puebla ha sancionado a 50 servidores públicos, la mayoría adheridos a la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM).

Así lo dio a conocer el contralor capitalino, Rodolfo Sánchez Corro, quien expresó que en algunos casos todavía hay expedientes abiertos a fin de determinar su conducta y emitir algún tipo de sanción mayor.

También, el funcionario municipal informó que sigue en curso la investigación en contra de la jefa del Departamento de Protección Animal, María Teresa Peral García, por presuntas anomalías.

Peral García renunció al cargo el pasado 16 de noviembre del presente año, empero se le acusa de maltrato animal, entre otros.

El contralor expuso que la dependencia a su cargo tiene la obligación de captar todas quejas de la población no solo en este tema sino en los relacionados con otras áreas.

“Nosotros tenemos la obligación de captar todas las quejas que la ciudadanía presenta no sólo en esa área sino en cualquier dependencia o entidad, tenemos la obligación de investigar a fondo y si efectivamente hay alguna conducta irregular de un servidor público o no la hay, esa es la obligación que tenemos como Contraloría”, dijo.

En este sentido, abundó que la ley prevé cinco sanciones en contra de quien resulte responsable: La amonestación pública, amonestación privada, la destitución, la inhabilitación y la sanción económica, lo anterior en función de los elementos recabados.