• El pueblo suspendió clases y se dio cita para enterrar a sus muertos, los primeros que ocupan el nuevo panteón.

Odilón Larios Nava.- Triste jornada se vivió este miércoles en San Isidro, Chilchotla, cuando dieron sepultura a las 14 personas que perdieron la vida en la explosión ocurrida el pasado lunes por la noche, la cual además dejó 31 lesionados.
El martes por la tarde los cuerpos de los difuntos fueron entregados a sus familiares, quienes los llevaron a sus respectivos domicilios para ser velados. Este miércoles al mediodía se volvieron a reunir en la iglesia del lugar, en donde el párroco ofició misa.
El sacerdote llamó a las familias y a los amigos de los difuntos a no enterrar los recuerdos en una tumba abandonada, sino que recuerden todo lo que vivieron con ellos, y que el dolor no los aparte de la fe, porque la muerte es un misterio.
La tristeza se respiraba y emanaba en todo el pequeño pueblo, en donde las escuelas suspendieron clases y todas las familias del lugar y de poblaciones vecinas, se congregaron para dar el adiós a los 11 menores y los 3 adultos fallecidos en la tremenda explosión del pasado lunes.
El cortejo fue acompañado por la banda de guerra de una escuela primaria, integrada por los amigos de los hoy occisos, así como por un grupo de danzantes y por mariachi. El llanto fue inevitable al pasar por el lugar de la explosión, que era paso obligado hacia el campo santo.
Cabe señalar que estos 14 difuntos son los primeros que fueron sepultados en el panteón de la comunidad, el cual estaba como proyecto pero ante esta situación se tuvieron que adelantar los trámites y permisos, y aunque el lugar no cuenta ni con una barda, ahí fueron inhumadas las 14 personas.
Una estampa del dolor que embargaba a las familias, la dio una mujer de la tercera edad, a quien la pena se le reflejaba en el rostro pues la explosión le arrebató 5 nietos y dos bisnietos.
Con respecto a los 31 lesionados, la Secretaría General de Gobierno (SGG) informó que de ellos la mayoría fueron dados de alta, sólo quedan 10 hospitalizados, de los cuales 7 son menores y 3 adultos.
Cinco de los menores se encuentran en el Hospital de Niño Poblano y 2 en el Hospital de Ciudad Serdán. Mientras que 2 adultos están en el Hospital de Traumatología y Ortopedia del Sector Salud y uno en el Hospital General del Sur.