• Exigen una disculpa pública de las autoridades y la reparación del daño por las falsas acusaciones en su contra.
• Pasaron cuatro años en el penal de Teziutlán por el delito que les fue fabricado.

Odilón Larios Nava.- Dos jóvenes de San José Acateno, quedaron absueltos tras pasar cuatro años en prisión. En el 2012 fueron acusados del delito de violación tumultuaria en contra de un joven de su misma comunidad, el pasado 17 de abril un juez ordenó su inmediata liberación al encontrarlos inocentes.
Después de que los abogados defensores demostraron que no había elementos para fincarles responsabilidades, un Juez ordenó su liberación inmediata.
Gerardo Benancio es uno de estos dos jóvenes que quedaron absueltos, junto con su abogado defensor, ofreció una rueda de prensa en donde señala que apelará a las autoridades para exigir una disculpa pública y la reparación del daño.
Cabe destacar que un hombre llamado Mario Ramos Galindo, en el 2012, los acusó de haberlo violado de forma tumultuaria – Gerardo, Julián y un menor de edad – en San José Acateno, además de que le habían robado y después amenazado. De todo ello, el supuesto agraviado no aportó pruebas fehacientes sin embargo los señalados fueron encarcelados.
Los padres de Gerardo manifestaron que fue una odisea la que pasaron gracias al mal actuar de las autoridades ministeriales, quienes sin hacer una investigación científica, procedieron a detener a los supuestos implicados.
Paula Méndez Gómez, la mamá de Gerardo y el papá de nombre Pedro Benancio Aguilar, señalaron que además de los vicios de las autoridades de procuración de justicia, se encontraron con la rapiña de abogados que sólo les sacaron dinero, cerca de 300 mil pesos.
Lo anterior hasta antes de contactar a la firma jurídica León, quienes tomaron su defensa de forma profesional hasta lograr su libertad este 17 de abril.
Los padres de Gerardo enfatizaron que durante el tiempo que duró el proceso de su vástago se las veían muy duras, pues toda la familia debía juntar dinero y apretarse el cinturón para poder exigir justicia.
Es así como ahora que está libre Gerardo, exigen a las autoridades una disculpa pública y pedirán la reparación de los daños ocasionados, que incluye el daño patrimonial y los cuatro años que este joven pasó en prisión, en donde entró a la edad de 19 años y actualmente cuenta con 24.