+ El obispo auxiliar Felipe Pozos, lamenta el clima de inseguridad de la zona y refiere que cada persona debe ser factor de esperanza
+ Creer en Cristo ante la incertidumbre y violencia, refiere

Por Patricia Moreno Sánchez

Lamenta Arquidiócesis de Puebla que en la zona denominada Triángulo Rojo, las comunidades están siendo amenazados por la inseguridad, situación que padecen también los sacerdotes, afirmó Monseñor Felipe Pozos Lorenzini Obispo Auxiliar de Puebla.

‘No sólo nuestros hermanos han recibido amenazas, sino también nos unimos a tantos fieles, a los hermanos nuestros que padecen la misma situación. No podemos decir que solo los sacerdotes están siendo amenazados, sino es el grito de tantos hermanos”.

Monseñor Pozos Lorenzini afirmó que como iglesia se debe dar una respuesta en estos momentos difíciles a todas las comunidades que padecen todo tipo de violencia. No obstante, agregó que cada persona debe ser factor de esperanza para los más necesitados.

“El océano está lleno de millones y millones de gotas de agua, cada uno de nosotros es una gota de esperanza. El llamado como iglesia es no perder la esperanza en el resultado que camina con su iglesia” refirió.

Sin mencionar cuantos sacerdotes católicos pueden ser víctimas de amenazas , en los municipios de Quecholac, Palmar de Bravo y Tepeaca, Pozos Lorenzini refirió que la iglesia valora a los sacerdotes que continúan al frente de las parroquias de esta zona, manteniendo la Evangelización,

” Valoramos a los sacerdotes que se mantengan en las parroquias, que se mantengan caminando juntos con el pueblo de Dios. Le mostramos nuestra cercanía, nuestro apoyo y oración”.

Monseñor reiteró las declaraciones de Monseñor Víctor Sánchez Espinosa Arzobispo de Puebla en el sentido de que los sacerdotes y Obispos no han solicitado ningún tipo de protección o seguridad.
Agregó que toda personas sacerdotes fieles católicos o ciudadanía en generar requiere respeto.

“Es tan valiosa la vida de un sacerdote cono es valiosa la vida de cada fIel, de cada hermano que sufre la violencia, es tan valiosa la vida de un sacerdote cono cada persona que sufre esta misma situación ‘.

Lo anterior tras la misa dominical de Domingo de Resurrección en Catedral de Puebla.