Por Patricia Moreno Sánchez

Monseñor Víctor Sánchez Espinosa Arzobispo de Puebla aseguró que ningún sacerdote de las parroquias que se ubican en la zona del Triángulo Rojo, ha solicitado un cambio por la inseguridad que se vive en la zona debido a la presencia de bandas del crimen organizado que se dedica al robo de combustible.
“Todos los sacerdotes están en la trinchera, ninguno me ha solicitado un cambio, de estas parroquias. Por el contrario yo me siento más comprometido con ellos. Mi deseo es estar más cercano a ellos para estar en una zona donde hay mucha inseguridad, mucha violencia. Yo agradezco su trabajo”.
Monseñor aseguró que todo sacerdote y él mismo no cuentan con ningún tipo de seguridad y no realizan ninguna acción para protegerse de la alta incidencia delictiva.
“No tenemos ninguna protección, solo nos encomendamos a Dios y nos vamos nuestra actividad diaria” afirmó Monseñor.
El líder de la Grey Católica en Puebla, comentó que al parecer la población que esta involucrada con los roba ductos o huachicoleros, no es precisamente de la zona de la franja donde están los ductos de PEMEX, sino comunidades que se ubican al interior de las cabeceras. Monseñor lamentó el incremento de la inseguridad y la participación de la población en estos hechos delictivos. Confió que pronto se atienda esta problemática para evitar que continúe creciendo en el estado.
Agregó que la veneración al Niño Huachicol, es una distorsión de devoción que no entra en la piedad de la iglesia católica.