• Los ladrones aparentemente gente respetable y en carro, con engaños despojan a sus víctimas de sus equipos de comunicación.

Odilón Larios Nava.- Vecinos de la colonia Guadalupe Hidalgo informan sobre una nueva modalidad utilizada por los delincuentes para robar celulares, de esta manera pretenden alertar a los poblanos en general para no dejarse engañar y así evitar caer en las garras de los delincuentes.
Una persona que fue víctima de este nuevo modus operandi, comentó a este reportero que los delincuentes operan de la siguiente forma: los sujetos a bordo de un vehículo llegan a tocar a un domicilio y argumentan que uno de sus acompañantes requiere de asistencia médica, piden a los propietarios si les permiten hacer una llamada desde el celular. Después fingen que no entra la llamada y cuando amablemente van a buscar otro teléfono, los delincuentes escapan llevándose el primer equipo móvil.
La persona afectada informó a este diario que a mediados de esta semana, alrededor de las 23:00 horas, dos sujetos a bordo de un Jetta, color dorado, pasaron a la colonia Guadalupe Hidalgo. Ahí fingieron saludar a una de las vecinas y después llegaron a tocar una casa cercana.
Al salir los moradores, el hombre que tocó les dijo que su acompañante estaba muy grave y que requería de atención médica, por ello les solicitaron que les permitieran utilizar el celular. Como vieron que saludaron a una de las vecinas, confiaron pensando que eran conocidos.
Así es como la misma víctima puso en manos de este hombre el teléfono celular para que hiciera la supuesta llamada. El hombre fingió que no entraba la llamada, por ello amablemente fueron por otro teléfono, tiempo que fue utilizado por los delincuentes para escapar.
Al preguntar con la vecina a la que vio que saludaron, ésta dijo que no los conocía pero que reaccionó al saludo porque los sujetos habían saludado de forma amable.
Los dos hombres van bien vestidos y hablan de forma amable, incluso fingen ser ingenieros. Por ello las personas afectadas dan a conocer esta nueva forma de robo, para que no se dejen sorprender.