• Por lo menos hubo cuatro lesionados, no se descarta que algunos otros hayan sido trasladados por medios propios.
• La final la disputaban el equipo de Héctor Sánchez, quienes iban ganando, contra los Cerveceros de Chachapa, que perdían en la séptima entrada.

Odilón Larios Nava.- En riña y balazos, así fue como concluyó la final de la liga de beisbol de la liga El Tigre, de la temporada 2015. La bronca ser armó en la séptima entrada cuando el equipo Héctor Sánchez derrotaba 6 a 1 a los Cerveceros de Chachapa y los tenían controlados. Hubo cuatro lesionados que inicialmente se dijo estaban heridas de bala, pero lo anterior no pudo ser corroborado, otras versiones señalan que hubo más lesionados pero que por medios propios se los llevaron sus familiares.
La disputa deportiva se realizaba en los campos de beisbol ubicados a un costado de la autopista a la altura de la 18 de Noviembre, justo en la parte trasera del complejo petroquímico de Pemex en el parque industrial Puebla 2000.
Minutos antes de las cuatro de la tarde de este domingo es cuando los cuerpos de emergencias recibieron la llamada de auxilio que indicaba que había cuatro personas baleadas. De inmediato paramédicos de Cruz Roja y de SUMA acudieron al lugar, también lo hicieron policías estatales.
Observaron, al llegar, que en el lugar había tres masculinos sangrando, se trata de Jacobo Téllez Tadeo, Gonzalo Salas Galicia y Gilberto López Davolés, quienes además del sangrado presentaban golpes en varias partes del cuerpo, en el lugar se señaló que un cuarto herido fue trasladado por sus propios medios minutos antes. Todos ellos pertenecen al equipo de Héctor Sánchez que es del barrio del Alto en la ciudad de Puebla, según se indicó en el lugar.
Versiones policiales indicaron que los hechos ocurrieron de la siguiente manera: la final se había calentado por parte de los seguidores de los Cerveceros de Chachapa, quienes iban perdiendo; el pitcher de los Cerveceros estaba lanzando, y en el último lance concedió el pase por bola al golpear al bateador del equipo contrario; entonces en la porra del equipo poblano alguien acusó que el lanzador estaba ‘ensalivando la bola’ – en el argot beisbolero eso quiere decir que le está poniendo algún tipo de sustancia a pelota para que haga efectos incontrolados– y eso lo califican como trampa.
La respuesta en la porra contraria no se hizo esperar y de las ofensas verbales pasaron a los golpes. Los jugadores también le entraron a la pelea. Según algunos de los testigos alguien de los seguidores de la novena de Chachapa, sacó un arma de fuego e hizo un disparo al aire. Y siguiendo con esta versión de los hechos, algunas mujeres, seguidoras de los Cerveceros fueron hasta sus camionetas y sacaron armas largas y dispararon en varias ocasiones, sin embargo esta versión no es la oficial de los hechos.
Después los Cerveceros subieron a sus camionetas y vehículos en los que habían llegado y se retiraron, se desconoce si entre ellos había más lesionados y que tipo de heridas presentaban en caso de que lo primero fuera afirmativo.
En el lugar la policía preventiva encontró dos casquillos, al parecer calibre 22 milímetros pero “largo”. Se presume que podía haber más cartuchos percutidos pero por el pasto del campo deportivo no fueron fáciles de localizar. Se solicitó la presencia del Agente del Ministerio Público para que iniciara las averiguaciones de rigor.