Texto y Fotos: Carlos Linares Mendoza

TUVIERON que pasar dos años para que Ricky Martin volviera a la entidad poblana, como parte de su “One World Tour 2016”.
Teniendo como escenario el Acrópolis, el cantante puertorriqueño presentó gran show la noche del domingo, conquistando los corazones de sus seguidoras en su mayoría mujeres quienes lo fueron a ver, sin importar que fuera domingo.
Largas filas de automovilistas se hicieron desde la zona de Plaza Loreto, todos con dirección a los estadios, el motivo principal, acompañar a Ricky Martin en su paso por la Angelópolis.
Con un retraso de 45 minutos arrancó su show ante 8mil asistentes quienes corearon de principio a fin todo su repertorio, en mu mayoría lleno de algunas baladas.
“Buenas noches, estuve a punto de cancelar el show en Puebla, porque no tengo buena voz, todo es por ustedes, que sea lo que Dios quiere, me ayudan”, fueron las primeras palabras del cantante.
Su set list fue modificado por problemas de la garganta y en su mayoría cantó temas que normalmente no acostumbra cantar en sus shows, sin embargo han sido éxitos en sus producciones anteriores como: “Y todo queda en nada”, “Asignatura pendiente”, “Vuelve”, “A medio vivir”, entre otras, pasando también por temas movidos como “Living la vida loca”, “Adrenalina”, “La copa de la vida”, “Disparo al corazón” y su reciente éxito “Vente pa´ca”, olvidando cantar su sencillo anterior “Perdóname”.
“Desde Puebla podemos mandarle todo ese amor que necesita en estos momentos Estados Unidos, yo sé que si se puede”, mencionó.
Cabe señalar que pantallas gigantes, bailarines, músicos y toda una producción de primer nivel, fue lo que Ricky Martin trajo a la Ciudad de Puebla, llevándose la noche por su gran profesionalismo escénico que mostró en cada una de sus interpretaciones, ofreciendo un show de primer nivel con cambios de vestuario y mucha entrega, a pesar de estar enfermo de la garganta.