Por Patricia Moreno Sánchez

Las calles de Puebla fueron el escenario para a procesión de frailes franciscanos y dominicos que escenificaron el encuentro entre San Francisco de Asís y de Santo Domingo, el famoso Topetón, que narra la historia religiosa.
Los padres franciscanos salieron de su templo para encontrarse con los frailes dominicos con las respectivas imágenes que se dieron el encuentro en la calle de Santa Clara.
El padre Sergio Valdivia coordinador el evento comentó que se retomó esta tradición para conmemorar este a estos dos santos patronos que son muy venerados en Puebla, al mismo tiempo dijo para retomar esta bella procesión.
A los frailes franciscanos y dominicos los acompañaron las diversas cofradías de Puebla, como del templo del Carmen y de San José.
Los fieles católicos comentaron que es un gusto que en Puebla se retome esta tradición de la unión de los dos órdenes de frailes para reforzar la religión católica.
“Esto es muy bonito, que se retome esta tradición tan bonita, para que así se refuerce nuestra religión católica, ya ve que todo está muy feo actualmente, los jóvenes ya no quieren ni ir a misa” refirió una señora.
Otras personas comentaron que este tipo de actividades son culturales y además un atractivo para el turismo.
“Es muy bonita esta procesión, nunca la había visto, es algo muy cultural y además creo que esto traerá mayor turismo porque va de acuerdo a nuestra ciudad colonial” afirmó una joven estudiante.
De acuerdo a la historia, se dice que San Francisco soñó en una ocasión que se estaba derrumbando la Catedral Luteriana y él se lanzó a sostener una columna, a lo lejos vio a otro fraile que sostenía la otra columna. Este sueño fue el mismo que tuvo Santo Domingo, sin embargo no se conocían.
Tiempo después cada uno acudió por separado a entrevistarse con el Papa, y al salir se encontraron y se reconocieron, sin darse tiempo de hablar se dieron un abrazo, lo que se le llamo “El Topetón entre San Francisco y Santo Domingo”.