Por r Irma Sadiz

Especialistas en ingeniería sísmica, recomiendan a las autoridades de Protección Civil y de Obras de los municipios afectados el año pasado, hacer  una revisión a fondo de  las  estructuras dañadas, para determinar si hubo nuevas afectaciones a consecuencia del sismo registrado este jueves a las 08:31 con magnitud de 5.9.

Al respecto, los académicos de la Facultad de Ingeniería de la Upaep, Hugo Ferrer Toledo y Eduardo  Ismael  Hernández, consideraron que por la intensidad del sismo, los impactos más fuertes debieron estar al sur del estado, por lo que sugirieron se revisen las estructuras que sufrieron daños en septiembre del año pasado a fin de evitar riesgos.

Asimismo, explicaron quienes más lo sintieron, son los que se encontraban en pisos  altos, mientras que los que estaban en tierra,  fue -para muchos-  imperceptible, lo que significa que a pesar del jalón que se dio, el movimiento telúrico fue 15  veces menos intenso que el del 19 de septiembre del año pasado.

Recordó que Puebla por su naturaleza geográfica está  en una zona  sísmica, asentada  sobre  las placas tectónicas, por lo que casi  siempre recibe las frecuencias, registrando los movimientos de tierra.

“Cuando son sismos lejanos a Puebla, los  efectos  son menores, porque  la  vibración se  pierde  en el camino cuando los  epicentros  son más cercanos, los efectos suelen ser intensos como los  del  año pasado”, ilustraron los expertos.

Finalmente, los doctores en ciencias sísmicas, también sugirieron que en los inmuebles de la capital sean revisados, sobre todo las obras concluidas como: la Capilla  de  Dolores, las  casas de San Francisco y del Alfeñique.