• Relanza el distintivo “Hecho en México” y anuncia incentivos para favorecer la competitividad en México.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, encabezó el relanzamiento del sello Hecho en México “como un incentivo que favorece la competitividad de los productos nacionales”.

Al encabezar el relanzamiento del sello Hecho en México “ como un incentivo que favorece la competitivdad de los productores nacionales”, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, anunció que el día de ayer inició “el proceso formal de consultas para guiar la revisión y profundización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“La consulta que hoy hemos iniciado y que hemos acordado con el sector productivo de nuestro país durará 90 días y comienza, además, de forma simultánea con la que el Gobierno de Estados Unidos llevará a cabo internamente para sus propios efectos. Al cabo de esos 90 días, habrá de iniciarse ya propiamente la negociación para la actualización de nuestro Acuerdo de Libre Comercio”, informó.

Señaló que con ello “estamos dando paso a un proceso acordado con el Gobierno de los Estados Unidos, que por igual inicia ya en aquel país, y que se da en el marco de este diálogo constructivo que queremos tener para construir el nuevo marco referencial en la relación entre México y los Estados Unidos”.

Indicó que todo ello está inscrito “en los diálogos que he sostenido, particularmente con Legisladores del Congreso de la Unión, con Gobernadores de nuestro país y con la sociedad en su conjunto”. Apuntó que “con todos los sectores productivos y con todas estas audiencias he compartido que México habrá de guiase a través de cinco principios irrenunciables y que habremos de promover alcanzar al menos 10 grandes objetivos que anuncié en días pasados”.

Entre ellos, añadió, “está el ejercicio pleno de nuestra soberanía, el actuar en el marco de un amplio respeto para los otros países, y particularmente con los Estados Unidos establecer una ruta de diálogo, sí, pero de reconocimiento a que somos dos naciones soberanas que, sí es cierto, hemos expresado tener diferencias puntuales, pero, por otro lado, hoy queremos también construir a partir de las coincidencias”.

Retomando el relanzamiento del sello Hecho en México, el Primer Mandatario resaltó que es producto de la colaboración entre el sector público y la iniciativa privada, particularmente encabezada por la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN).

El Titular del Ejecutivo Federal explicó que el sello Hecho en México “es un impulso a lo que hacen las grandes empresas mexicanas, pero también las pequeñas y medianas empresas que están abriendo brecha y forjando camino”.

Puntualizó que “hoy hay que consumir lo mexicano, no sólo por serlo, sino porque son productos de calidad que compiten en los mercados y son la mejor opción para elegir”.

Expresó su reconocimiento a los agremiados de la CONCAMIN por el acompañamiento que han hecho con el Gobierno de la República para llegar a acuerdos y a medidas que permitan el fortalecimiento de nuestra economía y la protección de la economía familiar.

Afirmó que en los cuatro años de esta Administración, a nivel federal se ha logrado reducir en 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto el costo de trámites, reducción que representa un ahorro anual de 173 mil millones de pesos para las empresas.

No obstante, continuó, “es preciso continuar avanzando en este esfuerzo, consolidando a la mejora regulatoria como una Política de Estado”. Informó que ha dado indicaciones al Secretario de Economía “para presentar un acuerdo, en un periodo no mayor a 30 días, para reducir el universo regulatorio existente”.

“Con ello se estará obligando a todas las entidades del sector público a que al emitir una nueva regulación que implique costos para los particulares, también se comprometa a desaparecer dos existentes; por uno nuevo, dos menos regulaciones o dos menores obligaciones que deban de cumplir”, indicó.