La Secretaría de Gobernación del ayuntamiento de Puebla comenzó a reunirse con agrupaciones de ambulantes como la 28 de octubre para definir la reducción de informales en calles del centro de cara al programa del Buen Fin 2015, así lo dio a conocer Mario Rincón González, titular de la dependencia.
Señaló que ante la solicitud de los empresarios que participarán en la iniciativa federal, el gobierno municipal dará todas las garantías para que la derrama económica sea un éxito.
El funcionario dio a conocer que actualmente en el Centro Histórico existen al menos 500 ambulantes; sin embargo, el compromiso para el Buen Fin es dejar en el primer cuadro de la ciudad 300 comerciantes.
Rincón González explicó que además de reducir el número de informales en un 70 por
ciento, el objetivo es ubicarlos en calles donde no afecten a negocios bien establecidos.
“De cara al Buen Fin ya hemos platicado con las organizaciones, de hecho ayer me reuní con la 28 de octubre, con Rita Amador y todo su equipo, porque queremos que el Buen Fin sea una fecha en la que tengamos una reducción considerable del número de vendedores ambulantes, ya que el compromiso que yo hice fue de reducir en un 70 por ciento el número de informales”, dijo
Inclusive, el responsable de la gobernabilidad en el municipio señaló que después del Buen Fin, establecerán lugares autorizados por los propios establecimientos para que los informales se puedan instalar sin problema.
“Después del Buen fin vamos ya ubicar espacios de manera convenida con el comercio establecido en donde no haya la molestia y sobre todo en donde tengan las condiciones para estar, pues los ambulantes no van a estar instalados donde se les pegue la gana”, señaló.
Al final, reiteró que los informales que no sean retirados, sino solamente reubicados tendrán que evitar vender productos que generen competencia desleal al comercio formal.