• Estaban haciendo investigación con respecto al caso del falso empleado de CFE detenido un día antes.
• Los agentes no llevaban gafetes de la Fiscalía por lo que fueron retenidos y desarmados hasta que llegaron sus compañeros a identificarlos.

Odilón Larios Nava.- Momentos de tensión se vivieron por más de dos horas en santa Clara Ocoyucan, cuando los pobladores desarmaron y retuvieron por más de dos horas a dos agentes y un comandante de la Fiscalía General del Estado (FGE).
Los agentes estaban realizando indagatorias sobre la detención de un falso empelado de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ocurrido un día antes, pero no portaban las identificaciones que los acreditan como policías ministeriales, lo cual causó la desconfianza de la gente.

LA CONFUSIÓN

Pobladores de santa Clara Ocoyucan se percataron que un hombre estaba tomando fotos a distancia de la casa en donde los falsos empleados de CFE habían extorsionado a los moradores. No dudaron en reunirse e increpar al hombre quien de inmediato dijo que era Agente Estatal de Investigación y explicó el trabajo que estaba realizando.
Pero el empleado de la FGE no portaba gafete ni nada que lo identificara como funcionario público, por lo que fue desarmado. También lo empujaron y mantuvieron retenido. El ministerial llamó por teléfono a sus compañeros para que acudieran al lugar y lo identificaran para que la gente quedara tranquila.
En cuestión de minutos una multitud se fue reuniendo en derredor del policía ministerial. Después llegaron dos de sus compañeros, una mujer y su jefe inmediato un comandante del área de Flagrancias. También fueron retenidos y desarmados.
Esto hizo que se diera la alerta en la Fiscalía y una gran movilización de patrullas ministeriales se vio desde varios puntos de la ciudad, todas se dirigieron a Ocoyucan. En donde los jefes inmediatos llegaron e identificaron plenamente a los agentes que estaban retenidos.
Los pobladores exigieron a las autoridades de ese municipio reforzar la seguridad y les hicieron firmar un documento en donde se comprometen a brindar seguridad a las personas de la calle Hidalgo esquina con calle Puebla, que es donde estaba reunida toda la gente.
Una vez que las autoridades municipales se comprometieron a lo anterior y que los mandos de la Agencia Estatal de Investigación reconocieron plenamente como sus agentes a los tres retenidos, éstos últimos fueron liberados y las armas devueltas.
Así es como el convoy de patrullas ministeriales salió nuevamente de la comunidad, retirándose “sin ninguna otra novedad”. Agentes ministeriales informaron que sus tres compañeros retenidos estaban bien, que no fueron golpeados, que únicamente recibieron algunos empellones, pero nada que les causara un daño físico.
Sobre lo ocurrido, una vecina de nombre Rosa Machorro Varela, señaló que todo comenzó porque el policía ministerial no se identificó plenamente, por ello la gente desconfió ya que están hartos de la inseguridad en esa comunidad. Aseguró que los pobladores se mantuvieron tranquilos y que una vez que los agentes fueron plenamente identificados por sus compañeros, fueron liberados.
La mujer recalcó que como vecinos están unidos y que se han organizado para actuar ante la delincuencia, por lo que no descartó que en caso de sorprender a algún delincuente harán justicia por propia cuenta.