Por Jesús Lemus/Puebla

El alcalde de Puebla, Luis Banck Serrato, incurrió en una “ocurrencia” al establecer una hora límite en la venta de alcohol bajo el argumento de que se combatirán los problemas de inseguridad registrados en la capital poblana y que se podría incurrir en una “medida recaudatoria” por el tema de las sanciones, declaró el diputado local del PAN, Pablo Montiel Solana.

Desde su punto de vista, puntualizó que la medida del munícipe solo viene a violar los derechos de los empresarios, quienes en su momento pagaron una licencia de funcionamiento de 24 horas para la venta de alcohol, pero sobre todo se perjudica a los consumidores que de manera tranquila y sin cometer delitos dependen del producto.

Puntualizó que no hay claridad en el anuncio de Luis Banck Serrato sobre los horarios diferenciados en la venta de alcohol, pero sobre todo el organismo que se encargará de evaluar hasta fin de año, si realmente el decreto disminuyó los índices delictivos registrados en la capital poblana.

Aunado a lo anterior, el diputado local del PAN, dijo que antes del 15 de agosto, día en que entra formalmente la prohibición de la venta de alcohol por las madrugadas, el edil debería señalar que organismo se encargará de las evaluaciones, pero sobre todo las sanciones que recibirán las cadenas comerciales que no acaten la medida.

“Más allá de que la medida como tal, al menos la parte que conocemos y que se ha anunciado mediáticamente a mí me parece mucho más una ocurrencia que fruto de un análisis estratégico de lo que está pasando en materia de seguridad de Puebla. En una medida en la que vas a generar molestia tienes que avisarle a la parte ciudadana cuál es la molestia que le vas a generar”.

Montiel Solana reiteró que Banck Serrato está obligado a transparentar este programa piloto que arrancará en la segunda semana de agosto y permanecerá vigente hasta el mes de diciembre y demostrar su efectividad para no interpretarlo como “una campaña publicitaria” para promover sus aspiraciones políticas