• El jefe de la nación encabezó Desfile conmemorativo de la batalla de Puebla

Respeto pleno e invariable a la libertad de reunión, de asociación, de tránsito, culto y expresión, refrendó el presidente de la república, Enrique Peña Nieto ante el mausoleo al general Ignacio Zaragoza al encabezar la ceremonia del 152 aniversario de la batalla del 5 de Mayo, en donde reafirmó que México es una nación libre, independiente y soberana.
Desde el Fuerte de Loreto, el jefe de la nación, afirmó que durante su gobierno se ha ejercido una presidencia demócrata “somos un gobierno que escucha y considerada el sentir de la población. Ejercemos un gobierno abierto y cercano a la agente”, abundó.
Acompañado del general Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional; el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, secretario de Marina, el presidente de la República insistió: “Somos un gobierno comprometido con el diálogo, con el entendimiento y el acuerdo entre actores y fuerzas políticas con instituciones democráticas”.
Acompañado también del gobernador Rafael Moreno Valle, el jefe supremo de las fuerzas armadas asentó que los acuerdos y el diálogo entre todas las fuerzas políticas garantiza que todos los mexicanos gocen de sus derechos. “El México que defendió Juárez debe ser una nación de libertades plenas”, enfatizó.
“Ratifico mi respeto a la libertad de reunión, de tránsito, de culto y de trabajo que consagra nuestra constitución. Reafirmo en especial mi compromiso con la libertad de expresión y el derecho a la información de los mexicanos, a la libre manifestación de ideas, fundamentales para consolidar la democracia y acelerar el progreso de nuestra nación”, afirmó.
Agregó que, con esta visión, desde el primer día de su gobierno, ha ejercido una Presidencia democrática que considera a la población en la toma de decisiones, que logra acuerdos y diálogos entre todas las fuerzas políticas a fin de garantizar que todos los mexicanos gocen de sus derechos.
Asimismo, señaló que la celebración del 5 de Mayo, más allá de conmemorar la victoria contra una intervención extranjera, reafirma a México como una nación libre, independiente y soberana, legado de quienes ofrendaron su vida en defensa del honor nacional.
“También rendimos homenaje a don Benito Juárez, a quien no obstante los tiempos turbulentos sentó las bases políticas del México de hoy con los principios de legalidad e institucionalidad (…) la gesta de Puebla nos recuerda la importancia que tiene la soberanía como principio que une y da identidad a una nación.”
El presidente Peña Nieto también tomó protesta de Bandera a los soldados del servicio militar nacional clase 1995, anticipados y remisos y mujeres voluntarias, a quienes pidió tomar como ejemplo al general Ignacio Zaragoza para construir el México libre y democrático que soñamos.
Al presidente también le acompañó Raúl Cervantes Andrade, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y Arturo Zaldívar, representante de Juan Silva Meza, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.