Por Redacción /Impacto.mx

Manlio Fabio Beltrones, recordó la alianza histórica del PRI con el movimiento obrero mexicano, y pidió el apoyo de la CTM para su candidatura a la presidencia del partido y la de Carolina Monroy, para la secretaría general.
Beltrones ratificó su compromiso, para estar cerca de los trabajadores, representando sus legítimos intereses. Reconfirmó que el movimiento obrero nunca debe perder su representación en el Congreso, porque es ahí donde se hace valer, en buena parte, la defensa de los intereses en cada una de las leyes que se van aprobando.
Reiteró que en los últimos tres años acompañó al gobierno del Presidente de Enrique Peña Nieto en el Congreso como diputado, y sostuvo que tienen claro qué hacer en los próximos años, por eso quiere encabezar al tricolor, para llevar las reformas a sus últimas consecuencias.
En tanto, el líder de la CTM, Joaquín Gamboa Pascoe, resaltó su amistad de hace muchos años de Beltrones, a quien le reconoció su experiencia, tacto y experiencia política. Recordó que esa experiencia y tacto se vivió en su liderazgo del PRI en la Cámara de Diputados, se aprobaron las leyes fundamentales estructurales y las leyes secundarias.
Por lo anterior, pidió hacer caso a Beltrones, escucharlo y acabar de resolver las cosas como debe ser, así las ha conseguido y eso se llama experiencia y tacto. “Creo que ahora sí vamos a tener muy buen presidente del partido y una buena secretaria general”, agregó. Afirmó que la CTM es el órgano obrero más grande del país, y sostuvo que tienen no menos del 80 por ciento de los contractos colectivos de México, los que se han podido llevar sin hacer paros en las calles, disturbios, sin afectar a la ciudadanía, guardando las formas. Dijo que esa representación de los trabajadores ha asumido una actitud de responsabilidad que ha permitido tener casi todo el control en el orden de inversiones automotrices.
Gamboa Pascoe señaló que la CTM espera mucho de Beltrones y de Monroy al frente del PRI, y sostuvo que la central puede resolver sus asuntos con sus estructuras propias.
El líder obrero pidió a la próxima dirigencia del PRI apoyar a los que menos tienen, y sostuvo que las grandes reformas serán muy importantes y tardarán en concluir, pero hay cosas de resolución inmediata. “Aspiramos a que se logren iniciativas y aprobar leyes que promueva el PRI y que brinden oportunidad, que la gente tenga unos cuantos pesos más en las bolsa y algún sustento mejor”.
Por último, entregó su respaldo a Beltrones y a Monroy para el bien del partido, régimen y para quienes están esperando una mejor vida.
Por otro lado, Beltrones, advirtió que las reformas por sí mismas no serán útiles si no se llevan hasta sus últimas consecuencias para generar crecimiento económico y empleos bien remunerados.
Agregó que el empleo bien remunerado ayudará mucho a las familias y disminuirá la desigualdad generada por la falta de crecimiento.
“Y también porque lo poco que crecemos se reparte mal, poquito y mal repartido, desigualdad segura”, aseveró.
“Ahí está el valor de la reformas, si fuimos con el apoyo y siguiendo las exigencias del movimiento obrero a llevar una reforma educativa, es porque esa reforma educativa tiene que darle a las nuevas generaciones más calidad”.
Afirmó que no hay mejor igualador social en el mundo que la educación de calidad y el empleo digno.
Dijo que eso se busca para los trabajadores de México, que se nos iguale, que se nos respete en nuestros derechos.
En su discurso ante cientos de trabajadores, Beltrones Rivera dijo que las reformas son para crecer, ser más competitivos y generar empleos, pero advirtió que ahora sólo se han dado los primeros grandes pasos.
Quien se atrevió a llevarlas a cabo con imaginación, talento y visión de futuro fue el presidente Enrique Peña Nieto, y toca a este PRI, que se construirá a partir del día 20 de este mes, acompañar al titular del Ejecutivo federal a que esas reformas hagan realidad lo que es la competitividad y el crecimiento económico.
Insistió: fuimos con la reforma Energética, un planteamiento valiente y audaz del gobierno del Presidente Peña Nieto con el principio fundamental no ceder una gota de petróleo a nadie en lo particular, pues sigue siendo propiedad de la nación.
Dijo que lo importante es combinar fuerzas para dar más energía más barata a México, para ser más competitivo, generar inversión, crecimiento, empleo y menos desigualdad.
La fórmula es sencilla, se han hecho las reformas porque creemos que son los pasos en la ruta correcta.