• Se realizan distintas acciones para asegurar una mejor alimentación a los mexicanos en condiciones de pobreza.
Al inaugurar un almacén granelero de DICONSA, el segundo de los once que construirá el Gobierno de la República en el país para contar con reservas estratégicas de maíz y frijol, el Presidente Enrique Peña Nieto resaltó la evolución de los programas sociales a fin de no solamente garantizar apoyos a la población que más los necesita, sino que puedan incorporarse a una actividad productiva.
Expresó su confianza en que el Almacén Granelero inaugurado “en mucho habrá de cambiar las condiciones de bienestar, sobre todo de los productores de grano de esta región del norte de la entidad, que no tendrán que llevarlos a largas distancias”.
Subrayó que con la evolución del Programa Oportunidades a PROSPERA, se asegura que los beneficiarios “se incorporen a alguna actividad productiva, haciéndolos parte de la inclusión financiera, esto es, que puedan tener acceso a un crédito más barato, así como asegurarles becas o apoyos para la educación superior”.
Precisó que desde el inicio de esta Administración “fuimos un Gobierno que reconoció que en el país había más de 7 millones de mexicanos que padecían hambre, que no tenían de forma cotidiana acceso a una alimentación nutritiva”. Indicó que para atacar esa condición, “hemos desplegado distintas acciones que están orientadas, todas, a combatir el hambre y asegurar una mejor alimentación para los mexicanos”.
El Primer Mandatario dijo que las acciones que llevan a cabo DICONSA y LICONSA “son herramientas fundamentales que nos permiten llegar a más población con mejores productos alimenticios, en mejores condiciones de precio, a los que la gente puede acceder de manera más fácil”.
Apuntó que en los cuatro mil 500 comedores comunitarios que ya hay en el país, “y donde todos los días niños, mujeres embarazadas y adultos mayores hacen sus alimentos en aquellas poblaciones más apartadas y remotas y en algunos centros urbanos donde la gente no tenía donde alimentarse”, hoy se atiende a 3.1 millones de mexicanos “que ya no pasan hambre y que tienen garantizada su alimentación cotidiana”.
Precisó que estos son algunos de “los esfuerzos que el Gobierno de la República viene desplegando en materia de política social, y todo esto se complementa a través de las inversiones que hacemos, especialmente en materia de infraestructura, para hacer que México sea un país más competitivo; esto es, que atraiga inversiones que generen empleos, y que sean empleos mejor remunerados”.
Destacó que las reformas estructurales “son los cimientos que se han construido para que México pueda despegar y tener un mayor desarrollo en los próximos años”.
También inauguró el Libramiento de Acambay, de 13.3 kilómetros de longitud y una inversión total de 756 millones de pesos, y la Universidad Politécnica de Atlacomulco obras que se suman al esfuerzo que realiza el Gobierno de la República en beneficio de la sociedad.