Por Jesús Lemus/Puebla

El PRI no puede adjudicarse un triunfo ante el replanteamiento de la deuda pública que pretende contratar el ayuntamiento de Puebla para el combate a la inseguridad, dijo la coordinadora de los diputados locales del partido, Silvia Tanús Osorio.
Cabe recordar que en los últimos días, el PRI estatal a través de Jorge Estefan Chidiac, criticó que el munícipe haya intentado buscar un tope financiero de hasta 800 millones de pesos para el combate a la inseguridad y que se pagaría en 7 años.
Sin embargo, este miércoles el alcalde de Puebla, Luis Banck Serrato, desistió de la deuda de 800 millones de pesos y anunció que buscará otra forma de crédito que liquidará antes de octubre del año siguiente.
En este sentido, la coordinadora de los diputados locales del PRI, destacó que el edil no tendrá otra opción que justificar los montos que empleará en la nueva línea de crédito y que en esta ocasión será autorizada para su contratación la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA).
Subrayó que no pesaron las cuestiones electorales dentro de esta modificación del proyecto, sino la molestia de algunos sectores sociales que se pronunciaron en contra de endeudar al municipio de Puebla.
“Creo que sus asesores no lo asesoraron bien y luego le dijeron que tenemos razones en nuestros argumentos. Es un triunfo para los ciudadanos más que para el PRI, dejar endeudada a la ciudadanía durante tanto tiempo pero sí consideramos que el partido cuando se une y hace las cosas bien obtenemos buenos resultados”.
Tanús Osorio señaló que ahora será responsabilidad de los regidores del PRI vigilar que se realice un procedimiento transparente en la solicitud de los recursos para seguridad pública y pavimentación así como en su aplicación para evitar más especulaciones.