COLUMNA  Renovación turbia en Morena  El PRI con los mismos candidatos
Aquello de “No más procesos fraudulentos”, ni siquiera los internos, quedó solo en
un frase más.
Las asambleas distritales en Puebla para la elección de Consejeros de Morena fueron
la mezcla de práctica del viejo perredismo, e incluso las “mañanas” del priismo que
tanto se fustigaron.
Así pues, la elección de Consejeros en Morena resultó como se había advertido.
Irregularidades en los “padrones” o las listas, violencia y fraudes, mancharon, como
ha ocurrido en otras asambleas morenistas, la renovación de órganos internos del
partido fundado por Andrés Manuel López Obrador.
La falta de quórum, listas de votantes manipuladas, acarreos y presencia de
hombres armados, (les recuerda algo) obligó a suspender la asamblea en el Distrito VI
de la capital poblana.
El proceso también se suspendió en Ajalpan, Serdán, Teziutlán y Huauchinango.
La operación política de personajes como el ex diputado local y ex dirigente del PRD
en el Estado, Eric Cotoñeto, inició hace varios meses, con ofertas de apoyos y la
conformación de padrones de supuestos militantes de Movimiento de Regeneración
Nacional.
Y se acusó que desde la alcaldía poblana se habría establecido la “estrategia” para
favorecer a familiares de la actual presidenta municipal.
Y si, los señalamientos se fundaron en los resultados de la elección de diez
consejeros entre quienes figuran Eloisa Vivando y David Rivera Vivando, madre y
hermano de la actual presidenta municipal de Puebla.
Morena no es la regla de la excepción de los proceso electorales pues cuando se dijo
que cambiarían las maneras de hacer política y que atrás quedarían fraudes de los
que se quejaron y acusaron en el 2018, solo quedó en palabrería.
Eso de hacer estallar artefactos, como ocurrió en Tlaxcala, no es otra cosas que las
prácticas de antaño y que el año pasado, por cierto, se vivieron en territorio poblano,
como para ahuyentar a votantes.
Como haya sido, Morena ya tienen conformada la mayoría de sus 150 consejeros
(10 por cada uno de los 15 distritos).
Y sobresalen nombres como Eduardo Gadur, uno de los hombres con “padrinazgos”
que lo colocan y perfilan para la dirigencia Estatal de Movimiento de regeneración
Nacional.
RENOVACIÓN

En donde urge la renovación es en la dirigencia Estatal del Partido Revolucionario
Institucional (PRI) luego de la reaparición de viejos personajes priismos, que ya se
anotan para buscar candidaturas.
Sin destaparse, los ex presidentes municipales, Blanca Alcalá y Enrique Doger
Gurrero, han intesificado su actividad política y su presencia en actos públicos.
Ambos ex candidatos a la gubernatura quieres anotarse para volver a la alcaldía de
Puebla en las elecciones del 2021 o por lo menos por una diputación federal.
Pero antes tendrá que darse una renovación en la dirigencia priista, en la cual ya no
quieren a su actual presidente, Lorenzo Rivera, que dice buscará reelegirse.
Por cierto el ex edil Enrique Doger, sugiere que el Comité Directivo Estatal (CDE)
del PRI debe renovarse mediante una consulta a la base, pues considera que es la
única forma de dar legitimidad al proceso y tomar en cuenta la opinión de toda la
militancia.