Por Irma Sadiz

La reforma constitucional que fue aprobada el martes por los diputados locales para que el gobernador o gobernadora electa tome protesta en el Tribunal Superior de Justicia al no haber las condiciones para hacerlo en el Poder Legislativo, carece de toda legalidad en su procedimiento, por lo que se echará abajo.

Así lo planteo, José Juan Espinosa Torres tras señalar que esta reforma se podría quedar sin efecto con la mayoría de los ayuntamientos en contra, tesis que se está buscando.

Otra posibilidad es que con la mayoría absoluta que tendrán los diputados en la nueva legislatura se podrá echar abajo, lo cual afirmó dará tiempo para que el 14 de diciembre el titular del Ejecutivo electo o interino tome protesta en el pleno de la Soberanía sin ningún problema y como marca la democracia de este estado.

Refirió que el artículo 87 tercer párrafo de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos tuvo un tratamiento previo antes de plasmarse en una reforma a nivel federal cosa que no se hizo en la reforma local, por lo que será fácilmente resarcir lo que aprobó la LIX Legislatura en fast track.

En otro tema, Espinosa Torres advirtió que presentarán ante tribunales federales las pruebas contundentes de que la candidata panista Martha Erika Alonso, sí rebasó este monto de financiamiento permitido.