Dulce Gómez

El Cabildo de Puebla avaló por mayoría el dictamen por el que se emiten los lineamientos del Programa Artistas Urbanos, empero antes se registró una discusión entre regidores, en el caso específico Iván Galindo Castillejos y María del Rosario Sánchez Hernández argumentaron que el documento atenta contra los derechos humanos de los payasos.

Con una abstención, los integrantes del Cuerpo edilicio aprobaron el documento con el que se da paso al cobro de 37 pesos para los payasos, además de los presentadores de poesía, mímica, teatro y danza y que se instalen en la vía pública, con el aval del Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMACP).

En este contexto, los lugares avalados por el Ayuntamientos son el callejón John Lennon, el corredor peatonal 5 de mayo, la explanada del Mercado de Sabores, las inmediaciones del Teatro Principal, el Jardín de Analco, el parque de Las Ninfas, el parque de Santiago, el Paseo Bravo, el Jardín de El Carmen, Los Sapos, y la plazuela Lombardo Toledano.

En este tenor, el regidor y presidente de la Comisión de Turismo, Arte y Cultura, Miguel Méndez Gutiérrez, puntualizó que los castings en el IMACP estarán disponibles en un mes aproximadamente, donde un consejo determinará qué artistas están aptos para estar en la vía pública y qué otros deberán recibir una capacitación.

En su momento, los regidores María del Rosario e Iván Galindo propusieron modificaciones, a fin de evitar que se trasgredan los derechos humanos de los artistas, al condicionarles la vía pública.

Por ello, el alcalde capitalino, Luis Banck Serrato, propuso que se eliminara la figura de “jurado” y en su lugar se agrupe un comité asesor.

“Regular no es prohibir, ordenar no es exigir, tenemos que reconocer que hay artistas que durante el paso del tiempo se apropiaron de los espacios públicos, y pensaron que el lugar era suyo”, manifestó.

Pese a lo anterior, el payaso “Rabito DiCaprio” expresó su rechazó a los espacios que el Ayuntamiento de Puebla les ha informado ocuparán una vez que sean capacitados.

Además, mostró su inconformidad, una vez que podrían pagar 37 pesos por metro cuadrado y por hora, en caso de querer ocupar la vía pública.