En la presentación de los Reglamentos de la Reforma Energética, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, aseguró que con la expedición de esta nueva normatividad “se ofrece certidumbre jurídica y plena confianza a todos los inversionistas que decidan participar en el sector energético del país”, ya que cuentan con reglas claras y estables para participar en un entorno de libre competencia, equidad y funcionamiento eficiente de los mercados.
En el evento realizado en el Palacio Nacional, el Primer Mandatario afirmó que “están dadas las condiciones para aprovechar las capacidades tecnológicas y financieras del sector privado, necesarias para aumentar la producción, transformación y distribución nacional de energéticos de manera transparente, eficiente, competitiva y sustentable”.
Mencionó que con la nueva normatividad se reglamenta toda la cadena de valor de la industria energética, incluyendo la participación privada en la exploración y producción de hidrocarburos. Con esto se impulsa la producción de petróleo y gas natural en yacimientos convencionales y no convencionales, así como los que se encuentran en aguas profundas y ultra-profundas del Golfo de México.
El Titular del Ejecutivo Federal apuntó que la nueva normatividad en el sector energético, “no solo crea condiciones adecuadas para detonar la inversión, sino que también protege la calidad de vida de las familias y la estabilidad de la economía nacional. Con apego al espíritu de la Reforma Energética, estos reglamentos preservan y aseguran la propiedad de la nación sobre Petróleos Mexicanos (PEMEX), sobre la Comisión Federal de Electricidad (CFE), los hidrocarburos en el subsuelo y la renta petrolera. Además, reafirman la rectoría del Estado en los procesos de exploración, extracción, refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento de hidrocarburos y en las actividades del sector eléctrico”.
Indicó que con esta nueva arquitectura legal e institucional, “nos aseguramos de que el aprovechamiento de los abundantes recursos energéticos del país se traduzca en beneficios concretos para todos los mexicanos”.
“En suma, se da operatividad a la reforma constitucional. Ahora serán las empresas productivas del Estado y las empresas privadas las que participen y compitan en los nuevos mercados energéticos, generando beneficios directos a todos los consumidores”, subrayó.
Explicó que de igual forma, se expidió el Decreto de Reestructura y se fortalece al Instituto Mexicano del Petróleo, a fin de convertirlo en soporte técnico y tecnológico de PEMEX y de toda la industria petrolera.
“Con este nuevo marco regulatorio habrán de iniciar a la brevedad los procesos de licitación de proyectos en este importante sector. A partir de este mismo mes y hasta abril de 2015, se difundirán secuencialmente las convocatorias y prebases de licitación de la Ronda 1”, anunció.
Dio a conocer que para maximizar el beneficio económico de estas inversiones, ha dado indicaciones precisas a las Secretarías de Energía y de Economía, y a las empresas productivas del Estado, para que desarrollen las cadenas de valor y de proveeduría nacional del sector energético en favor de las pequeñas y medianas empresas del país “que, recordemos, son las que contribuyen a la mayor generación del empleo en México”.
El objetivo, dijo, “es hacer de la Reforma Energética un instrumento clave de la nueva política industrial de México. Debemos aprovechar este impulso inédito para generar fuentes de empleo en toda la economía, y para adquirir conocimiento que nos permita desarrollar innovaciones propias hacia el futuro”.