El Ejército Mexicano ha incrementado la presencia en los municipios colindantes con Veracruz, Morelos, Oaxaca para evitar que Puebla se convierta en un tiradero de cadáveres.
El comandante de la XXV Zona Militar, Marco Antonio Guerrero, reconoció que la falta de denuncias por parte de la ciudadanía han impedido que se detengan a las personas involucradas con el crimen organizado.
A raíz de que en municipios colindantes con Veracruz han sido abandonados en varias ocasiones cuerpos de personas asesinadas, la presencia militar en coordinación con las policías locales a incrementado.
El comandante de la zona, sostuvo que es a través de las Bases de Operación Mixtas (BOM) como se apoyan para establecer puntos de revisión.
Reconoció que se tiene que realizar un análisis en conjunto con la Procuraduría General de la República (PGR) para determinar si quienes depositan los cuerpos de personas ejecutadas, realmente están relacionados con el crimen organizado.