Por Patricia Moreno Sánchez

Como cada año se desbordó el fervor Guadalupano en la Villita que se ubica en la Avenida Reforma y 11 Norte-Sur, donde llegaron miles de fieles católicos para visitar a la Virgen de Guadalupe y pedirle o agradecerle un milagro recibido.

Los padres de familia o abueltos, llevaron a sus niños como es tradición vestidos de inditos o Lupitas, con ello le agradecen a la virgen de Guadalupe que sus hijos estén bien de salud y se los encomendaron a la Morenita del Tepeyac.

” Traigo a mi bebé vestida de Lupita o de indita, por tradición, para que no se pierda y principalmente para agradecerle a la Virgen de Guadalupe que esta bien y pedirle que la cuide, que nos guíe. Para mi el gran milagro que nos hizo Dios y la virgen es haber tenido a mi bebé” Comentó una joven mamá que cargaba a su niña de ocho meses de edad.

Mientras que la señora María de los Ángeles Flores, Comentó que cada año asiste con su familia al Templo de Nuestra Señora de Guadalupe para agradecerle muchos milagros.

” Ella, mi hija estaba muy chiquita y tenía muy poco cabello, yo viene a la Villita y le pedí a la Virgen de Guadalupe que le creciera su cabello y ahora tiene unas trensas muy bonitas, además ya no se volvió a enfermar, antes era muy enfermiza y la virgencita me la sano y ahora aquí esta grande” refirió

Para venerar a la virgen de Guadalupe, no importa la edad, las enfermedades o la condición social, todos llegan hasta los pies de la Morenita del Tepeyac, sin embargo algunas personas de la tercera edad prefirieron rezar desde afuera del templo y le pedirle a la virgen morena que los ayude ante la dificultad de ingresar a la iglesia, por la gran cantidad de gente que hacía fila para pasar a visitar a la Madre de Dios.

Fue el caso de Doña Guadalupe Pérez, una persona de 75 años quien manifestó que su ilusión era visitar a la Virgen, ya que viene de lejos.

” Hay mucha gente, no puedo pasar y como padezco de la presión, mejor le rezo a ‘Mi Madre Santísima’ desde aquí afuera, quería yo entrar pero no se puede, otro día vengo, desde aquí le digo adiós” señaló la abuelita.

En esta zona del Paseo bravo, se estimó que será visitada por alrededor de 30 mil personas durante todo el fin de semana que dure la festividad con los puestos de comida que autorizó el Ayuntamiento de Puebla para la realización de la verbena popular, empezando el vienes y culminando en la noche del domingo. Para mantener el orden se han desplazado 80 elementos policíacos y de vialidad, los cuales estarán en constante vigilancia, permanecerán en la zona hasta que se retiren todos los fieles católicos, informo el oficial Raul Hernandez.