Ante la incertidumbre que ha generado la reforma fiscal entre los empresarios poblanos, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, dijo que cuando las reformas son sólo para recaudar impuestos y no son integrales generan una serie de protesta e inconformidades entre la población.
Por lo que dijo que es necesario que este tipo de cambios legislativos vean las necesidades de las familias y los ciudadanos.
Ante este panorama hizo un llamado a los integrantes de la iniciativa privada para que conozcan bien los cambios propuestos por los legisladores.
En entrevista Sánchez Espinosa dijo que los propietarios de las empresas deben buscar los puntos favorables de la reforma.
De igual forma el arzobispo de Puebla dijo que espera que esta reforma fiscal de verdad ayude a las personas que más lo necesitan.
Cabe mencionar que líderes de diferentes cámaras empresariales han advertido respecto a los efectos adversos de la reforma fiscal, entre los que se encuentra el despido de empleados y el cierre de empresas, con lo cual se incrementaría los problemas económicos de la nación.
La reforma fiscal implica el incremento de la tasa de ISR a quienes ganen más de 60 mil pesos mensuales, la eliminación del régimen de consolidación fiscal de los grupos empresariales, un impuesto de 10 por ciento a las ganancias de empresas en la Bolsa de Valores, entre otros aspectos.