Por Irma Sadiz

Luis Miguel Barbosa Huerta, candidato al gobierno estatal, se pronunció por una coordinación muy estrecha entre el gobierno estatal y de los municipios para el tema de la seguridad pública, con la finalidad de garantizar la paz social y policías honestos fuera de todo vínculo con el crimen organizado y grupos delictivos de bajo impacto.

Resaltó que los nuevos ayuntamientos no podrán iniciar su gestión en la inercia de lo que ya existe, por lo que debe haber una reestructuración de los mandos policiacos en los 217 municipios.

Hizo ver que la inseguridad pública en el país es un asunto que está fuera de control y en donde Puebla no es la excepción, dado que aquí es un flagelo que ha afectado la vida de las personas, en donde algunas zonas del estado están controladas por el crimen organizado, las cuales incluso, han estado solapadas por policías federales, estatales y municipales.

“Dado el flagelo en que se ha convertido la inseguridad pública en Puebla y en donde muchas familias han sido lastimadas, es necesaria una reestructuración total de la Policía Estatal, al igual que las 217 Policías Municipales, pues los nuevos ayuntamientos no podrán iniciar su gestión en la inercia de lo que ya existe”.

Sostuvo que para Morena el tema de la seguridad pública es fundamental para que el nuevo gobierno federal pueda responder a las expectativas con las cuales votó el 1 de julio, por lo que en Puebla solo se está en la espera de conocer la estrategia nacional que en breve dará a conocer el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo.

Por último, Barbosa Huerta consideró ese mismo control de la seguridad del estado en Amozoc, San Martín Texmelucan, Ciudad Serdán y Tehuacán, debería ser en la zona de Venustiano Carranza, al igual que en Quecholac y todos los municipios del Triángulo Rojo, es decir, solo lo hacen en zonas donde el gobierno del estado no tiene control administrativo y político.