Para alinearla al Plan de Desarrollo Institucional (PDI) 2013-2017, con un enfoque académico, la Dirección General de Obras de la BUAP se reestructuró para convertirse en la Dirección de Infraestructura Educativa, cuya función principal es asegurar que los edificios del nivel medio superior y superior, así como dependencias administrativas, operen en condiciones de seguridad, higiene y funcionalidad, además de contar con servicios de red, instalaciones deportivas y culturales.
El Rector Alfonso Esparza Ortiz indicó que esta modificación tiene como sustento el programa IV Mantenimiento, adecuación y desarrollo de la infraestructura educativa del PDI, un concepto acorde con la labor educativa de la Institución.
“Es un concepto más amplio y en concordancia con la labor académica. Se trata de un paso más para ponderar lo académico sobre lo administrativo, ya que con esta nueva estructura se agilizarán los procesos, porque en una sola dirección se concentrarán todos los requerimientos de las unidades académicas”, señaló Esparza Ortiz.
El primer ejemplo de la reestructuración administrativa, indicó, fue la creación de la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y la Comunicación, dependencia que ahora coordina las actividades del Sistema de Información Universitaria (SIU) y el Laboratorio Nacional de Supercómputo del Sureste de México.
La Dirección de Infraestructura Educativa constará de un director, secretario particular, así como con departamentos de calidad, planeación, proyectos, costos y licitaciones, control de obra, supervisión de obra, conservación, administrativo y jurídico.
Los departamentos que integran esta dirección, además del jefe respectivo, serán auxiliados por personal directivo, técnico y administrativo que se requiera para el ejercicio de sus atribuciones.
Además, esta dependencia establecerá sinergias con la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y la Comunicación, para proporcionar servicios de voz y datos a los futuros inmuebles.