La tarde del 19 de septiembre del  2017, marcaría a Puebla con un terremoto de magnitud 7.1 grado de la escala Richter,  con epicentro en Axochiapan, ubicado en los límites entre  Puebla y Morelos.

   El mayor impacto que dejaría el movimiento telúrico, además de sus muertos, sería el abandono en que a dos años de aquel acontecimiento se encuentra la reconstrucción.

 Apenas dos días del sismo,  el entonces presidente de la República, Enrique Peña Nieto,  recorrió la comunidad de San Juan Pilcaya, una de las zonas más devastadas por su cercanía con el  epicentro.

  El   mandatario de la nación, esa vez, además de confirmar  la muerte de 45 personas, empeñó su palabra de levantar  viviendas y sobre todo, construir un hospital que supliría al  de San Alejandro, del IMSS, que se sigue en espera.

   A  dos años  de aquel terremoto, las actuales autoridades estatal han encontrado un  enorme negocio y malversación de los recursos que el gobierno federal por medio de la extinta Sedatu, habría destinado para la  reconstrucción.

  No se ha consolidado la reparación de templos, y lo más grave, de escuelas como la primaria  “Benito Juárez “ de San Martín Texmelucan, cuyos alumnos reciben clases en instalaciones improvisadas.

  Cohuecan y Tepexco,  dieron cuenta recientemente en visita de funcionarios estatales,  que la reconstrucción quedó parada en planteles educativos, viviendas e iglesias.

   Quien fuera Comisionado Especial  para la Reconstrucción, Eugenio Mora Salgado, no está libre de culpas, es el principal responsable del destino que se dio al   dinero de un fondo estatal y de recursos federales para la reconstrucción.

    Al  ex director el  Issstep, vecinos del sur de la ciudad, lo han acusado de despojar  terrenos y comprar propiedades a través de prestanombres, en la época  en que coincidentemente tenía a su cargo el manejo de programas para reconstrucción.  

  Ya pasaron dos años y aquel sismo que dejó como saldo 45 muertos y más de un centenar  de lesionados, aun tiene pendientes.

   Mora Salgado, tendrá que rendir cuentas sobre  lo que se hizo para atender los daños en 1, 614 escuelas, cuatro  hospitales (entre ellos el de San Alejandro), los 82 centros o clínicas de salud y los   621 templos.

   Cuánto se entregó  a las 32 mil familias que reportaron afectaciones en sus  viviendas, 7 mil 125 con daños totales.

  Hay  o no abandono a la reconstrucción.

 

ADIOS A DON FAUSTO 

 

 

  Dueño del restaurante “El Antiguo Cazador”, ubicado en el Centro Histórico,  don Fausto Sainz, falleció la tarde del pasado lunes, a la edad de 83 años de edad. Con él  parte toda una época e historias de la gastronomía en Puebla.

    Un gran legado deja en su restaurante inaugurado en 1900 en uno  en uno de los inmuebles que data del siglo XVIII.

   Ayer restos de don Fausto fueron velados en la funeraria Valle de los Ángeles.

     El restaurante ya pasó cuatro generaciones desde su apertura como  “Café de Chinos” en el restaurante “El Cazador”.

 “El Antiguo Cazador”, ha sido testigo de innumerables reuniones de políticos y ruedas de prensa.

  Descanse en paz don Fausto,  oriundo de Oaxaca.