Gracias a las acciones a favor del medio ambiente impulsadas por el alcalde Tony Gali, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) otorgó a la empresa Rellenos Sanitarios RESA, S.A. de C.V. Relleno Sanitario Chiltepeque el certificado de “Calidad México Ambiental”, por cumplir la Ley ambiental vigente.

De acuerdo a las instrucciones del Alcalde Tony Gali, el Organismo Operador del Servicio de Limpia (OOSL) mantiene supervisión y mejoras constantes en el Relleno Sanitario de Chiltepeque, con el propósito de preservar la sanidad y la correcta disposición de los residuos sólidos.

El Certificado de “Calidad México Ambiental” entregado a RESA tiene vigencia hasta septiembre de 2017, debido a las revisiones efectuadas y a que la empresa cumple con los requisitos del Programa Nacional de Auditoría Ambiental (PNAA).

También por segundo año consecutivo, recibió el pasado octubre el premio “World Quality Commitment” en la categoría Platino, por la empresa BID (certificadora del control de calidad e innovación de la tecnología para diferentes procesos).

Cabe destacar que diariamente se reciben en el relleno sanitario un promedio de mil 700 toneladas de basura, es decir, que al día se produce un kilogramo -aproximadamente- de desechos por persona en el municipio de Puebla.

Este dato se obtuvo a partir de un estudio de muestreo y caracterización de residuos sólidos urbanos realizado por PricewaterhouseCoopers (PWC) el cual, de acuerdo a las facultades del OOSL, se actualizó al 2015.

En el relleno se cuenta con maquinaria compactadora, la cual reduce el volumen de los residuos sólidos permitiendo optimizar los espacios de tiro para acopiar mayor cantidad de basura.

Asimismo, a través de la planta separadora se dividen los residuos sólidos y el material reciclable, otra actividad que coadyuva con la ampliación de vida del relleno.

Jesús Carvajal Chartuni, Coordinador General de OOSL señaló que continúan los trabajos de construcción del embovedamiento del canal de agua pluvial “El Aguaje”, el cual lleva un avance del 50 por ciento.

Este proyecto permite la ampliación de vida del relleno de 20 a 25 años, evitando la contaminación por escurrimiento de agua pluvial.

También, se da continuidad a los procesos de limpieza de lodos en las lagunas de lixiviados, evitando así la generación de los mismos, logrando con esto una mayor capacidad.

A partir de febrero de 2015 se inició con la plantación de “Dedo Moro”, cuyas características son idóneas para el programa de reforestación de la unidad “A”.

Carvajal Chartuni recordó que son más de 2 mil 800 recolectores voluntarios, quienes a través de la separación de productos y su venta ayudan a que exista mayor reciclaje en el municipio.