+ Superan en matrícula a los varones; pero su participación en las áreas de Ciencias Exactas son menos

En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia,.en la BUAP se reflejan las tendencias nacionales e internacionales de la participación de la mujer en la educación y la ciencia. Para la matrícula de ingreso correspondiente al ciclo 2018-2019, desde el nivel medio superior a posgrado, las mujeres representaron 53 por ciento del total de los ingresos.

A pesar de que numéricamente superan a los hombres, la distribución de las mujeres en las áreas de conocimiento tiene una tendencia muy clara hacia las siguientes unidades: Administración, Derecho y Ciencias Sociales, Enfermería, Ciencias Químicas, Contaduría Pública, Estomatología, Medicina, Psicología, Filosofía, Lenguas, Artes y Arquitectura.

De las anteriores, destaca que en carreras dedicadas primordialmente a la salud y cuidado del otro, como Enfermería, las mujeres representan seis veces más que los varones; en Psicología y Estomatología los triplican; y en Medicina los duplican.

Esta tendencia contrasta con las carreras relacionadas con el área de Tecnología y Ciencias Exactas, donde la presencia masculina es mayoría. Por ejemplo, los varones triplican a nivel licenciatura a las mujeres en Computación, Electrónica, Física e Ingenierías; mientras que en Matemáticas y en Cultura Física, las duplican. En resumen, en estas áreas solo participan cerca de 700 mujeres contra más de dos mil varones.

A pesar de estas disparidades, la Universidad realiza esfuerzos para que se revalore el papel de la mujer en la ciencia y como parte de estas acciones, por primera vez en toda la historia de la BUAP, las facultades de Ciencias Físico Matemáticas, Ciencias de la Electrónica, Ciencias de la Computación, Ingeniería Química y el Instituto de Física Luis Rivera Terrazas están dirigidos por mujeres que destacan diariamente en sus áreas de investigación y también en la administración de estas unidades.

 

El papel de la mujer en las ciencias

La equidad de género en las áreas de conocimiento STEM aún representa un desafío, por lo que es necesario incrementar la presencia femenina en estos campos y al mismo tiempo contrarrestar su deserción en las áreas científicas.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Investigadores en México (SNI), las académicas reducen su participación en los niveles II y III, lo que refleja un punto de quiebre en cuanto a los requerimientos que exigen estos niveles. En la Universidad hay 533 científicos registrados en el SNI: 63 por ciento son hombres y 36 por ciento son mujeres, quienes son minoría en los totales de los tres niveles del sistema (I, II y III).

Por otra parte, en el nivel I las investigadoras representan el 44 por ciento del total de inscritos; en II, el 22 por ciento; y en el III, el 10 por ciento. En cuanto a su presencia en las áreas de conocimiento, destacan en las Ciencias Naturales, Agropecuarias, Ciencias de la Educación y Humanidades.

En las áreas de Ciencias Naturales y Agropecuarias, así como Ciencias de la Educación y Humanidades, las académicas superan numéricamente a sus pares varones, aunque solo en el nivel I del SNI.

En Ciencias Exactas, por 40 investigadores del nivel I, hay solo 13 mujeres; mientras que en el nivel II y III su participación se reduce. Del total de mujeres SNI III que hay en la Universidad, una de ellas pertenece al área de exactas: la doctora María Eugenia Mendoza Álvarez; mientras que la doctora María de la Paz Elizalde González es de Ingeniería y Tecnologías.

Asimismo, también resaltan por su trabajo y compromiso las investigadoras Montserrat Galí Boadella y Rosalva Loreto López, de Humanidades, y Leticia María Guadalupe Quintero Cortés, del área de Ciencias Naturales y Agropecuarias, no solo por obtener el grado III del SNI, sino por su compromiso con el quehacer científico en esta institución.