• El Fiscal indicó que la mujer convivió con sus victimarios antes de ser asesinada.

Odilón Larios Nava.- Treinta y dos puñaladas en diversas partes del cuerpo, incluida una directamente al corazón, fueron las que recibió la mujer que fue encontrada muerta bajo el puente Azumiatla. Una vez que fue identificada se sabe que era trabajadora del ISSSTEP donde se desempeñaba como auxiliar de dietista.
Sobre los avances de esta investigación, el Fiscal General del Estado, Víctor Antonio Carrancá Bourget, indicó que se tiene una clara línea de investigación. Incluso precisó que la mujer estuvo conviviendo minutos antes en un bar con sus probables agresores.
La mujer fue identificada como Gizeh Castelán Castro, quien contaba con 26 años de edad. Hasta el momento se desconoce qué fue lo que motivó el feminicidio. Por los indicios encontrados en el lugar donde se halló el cadáver no se descarta que haya sido más de uno el homicida.
Como se recordará el pasado domingo alrededor de las diez de la mañana, personas que cruzaban el puente de la Prolongación de la 11 Sur y río Atoyac, se percataron que bajo el puente, a un costado de la corriente estaba un cuerpo humano correspondiente a una fémina.
Se trataba de una mujer que vestía pantalón de mezclilla color azul y una blusa gris. Así como calzado color café uno de los cuales estaba arriba del puente y el otro a un lado de cadáver. Cerca del cuerpo se encontró una chamarra azul.
Por la saña con que fue asesinada no se descarta que se trate de algún tipo de venganza personal. Al menos 32 lesiones con arma blanca, en diversas partes del cuerpo, presentaba el cadáver de la joven mujer.
Este es el tercer feminicidio de mujeres que radicaban en Puebla. El primero de ellos fue el de Tania Luna, estudiante de sociología; el segundo el de Karla Mireya García Paredes, de 18 años de edad; y finalmente el de Gizeh Castelán.