Dulce Gómez

La nueva titular de la Unidad de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, Rocío Montero Vélez, justificó el accionar de los elementos que respondieron al llamado de auxilio en el restaurante La Silla el pasado 30 de junio en el altercado en el que se vio envuelto el juez Gabriel González Alegría y que derivó en la pérdida de su oreja y donde los elementos fueron señalados por actuar parcialmente y no remitir también al juzgante.

Así lo señaló durante la Comisión de Seguridad Pública del Cabildo en sesión de este ayer al cuestionamiento por parte del regidor priista, Iván Galindo Castillejos, que solicitó una aclaración en torno a la potencial discrecionalidad de los uniformados y no remitir al miembro del Poder Judicial del Estado a la autoridad y que sospecha, fue por tráfico de influencias.

El regidor expuso que cuando se hizo el reporte, se tuvo que poner a disposición a ambas partes involucradas y ello no ocurrió, por lo que solicitó un detalle sobre la queja que presentaron los jóvenes que participaron en la riña y que acusaron abuso de autoridad policiaca.

La nueva funcionaria explicó que aquel día no se remitió al juez porque su estado de salud, ya que además de perder la oreja, estaba en estado de ebriedad y necesitaba atención.

“Realmente señores regidores no tengo la intención de proteger a nadie. Mi función, mi trayectoria como investigadora, como agente de Ministerio Publico siempre ha sido mi conducta apegada a derecho. En verdad le digo que si hay una conducta en contra de los elementos se lo haré saber. Yo no vengo a proteger a nadie, le estoy dando cuenta de la investigación que tengo hasta este momento y no tengo una determinación donde se resuelva la probable participación de los elementos en alguna omisión en que hayan incurrido”, justificó.

La discusión prosiguió con una explicación por la queja de los detenidos en sentido de que los elementos se desviaron en el camino de La Silla a Rancho Colorado, como dijeron los quejosos, sin embargo, la presidenta de la Comisión, Guadalupe Arrubarrena pidió dar por concluido el tema porque hay una investigación en curso y no ahondar en la querella.

La directora apuntó que hizo el recorrido para constatar los minutos que tardaron para arribar a Rancho Colorado, y confirmó que ella hizo 18 minutos de trayecto y los policías hicieron 13.

“Durante este recorrido no se advierte una conducta que haya desplegado a los policías, es más su servidora hizo el recorrido después de tomar entrevistas a los elementos de la policía, los cuales fueron 9, me trasladé al lugar donde presumiblemente ocurren los hechos y en vehículo nos trasladamos a las instalaciones de rancho colorado para corroborar el tiempo de acuerdo al DERI para ver si había alguna desviación. El tiempo que hicieron fue de 13 minutos, nosotros 18. Quiero decirle que en las investigaciones no se advierte que se hayan desviado a otra dirección como lo refiere el quejoso”.

Al final, señaló que existe una investigación en curso y los imputados están bajo investigación, por lo que si cayeron en una anomalía serán castigados conforme al reglamento.