El presidente Enrique Peña Nieto lamentó los hechos de violencia registrados en algunas ciudades del país luego de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Advirtió que aunque hay una actitud de diálogo, acercamiento y apertura, el Estado está legítimamente facultado para usar la fuerza “cuando se ha agotado cualquier otro mecanismos para restablecer el orden.
Yo aspiro y espero que no sea el caso de lo que el gobierno deba hacer; que no lleguemos a este extremo de tener que usar la fuerza pública. Queremos convocar al orden, a la paz, añadió.
“Este es un llamado para que actuemos todos con civilidad, con respeto a la ley con ampliación de la misma y en orden y armonía”.
Existen mesas de diálogo y acercamiento, continuó, para atender a los grupos que se han manifestado.
El Jefe del Ejecutivo indicó que desde el inicio de este caso, él se solidarizó con los familiares de los estudiantes, pero dijo que no se puede expresar solidaridad estando “fuera del orden”.
Dijo que es lamentable observar hechos de violencia, “algunos actos contrarios al respeto a la Ley y al orden, contrarios al respeto a los demás”.

El primer mandatario señaló que todos los días está al pendiente del curso de las investigaciones, sobre todo para tomar las decisiones correspondientes.

“Yo he de entender, como lo he señalado en distintos espacios, el dolor que ha causado a toda la sociedad mexicana, la consternación que han causado los hechos que, lamentablemente, ocurrieron en Iguala, y más, después del informe que rindiera el Procurador General de la República, que ante esa línea de investigación, sin duda nos habla de hechos horribles, abominables y atroces”.
El mandatario reiteró la convocatoria al orden y a no hacer de este momento de duelo y de dolor por el que pasan los padres de familia (de los jóvenes secuestrados en Iguala) una bandera de otras causas, una bandera que concite a la violencia y al desorden.
La tarea de restablecer el orden, dijo el mandatario, es responsabilidad de todos los niveles de gobierno. La administración federal ha privilegiado el diálogo con los distintos grupos y se ha solidarizado con quienes sienten el dolor por la pérdida de los jóvenes. También ha procurado hacer justicia y ha dialogado con los padres de familia para seguir el plan de búsqueda y las líneas de investigación de la PGR.
Añadió que su gobierno ha sido solidario y cumplirá con su responsabilidad de hacer justicia, pues esta es su misión, tarea y empeño. Pero ahí mismo enfatizó: a quienes hay que condenar por estos hechos es a los criminales, que son los responsables de estos actos abominables.