Por Jesús Lemus/Puebla

 

El candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, Alberto Jiménez Merino, afirmó que para el primer mes de campaña, habrá rebasado a su principal adversario para ganar el cargo público que se elegirá en junio próximo.

 

Tras su campaña realizada en la Junta Auxiliar de la Resurrección, que se ubica en Puebla capital, señaló que van siete días de campaña y nadie puede darse victorioso en este proceso electoral extraordinario que se originó tras el fallecimiento de la mandataria poblana, Martha Erika Alonso Hidalgo.

 

Aclaró que no está cayendo en la guerra de encuestas, pero su pulso sobre las preferencias electorales que tiene, dijo, lo percibe en su caminar de manera diaria en las comunidades de la capital poblana.

 

“Confío que al final del primer mes de campaña estaré rebasado a mis contendientes (…) En esta nueva contienda lo único que he hecho es trabajar y nadie puede anticiparse o afirmar que será candidato a gobernador de Puebla”.

 

Sobre su campaña en esta zona de la ciudad de Puebla, prometió un programa integral en materia de seguridad, luego de que el PAN no garantizó esta política pública en los últimos años de su mandato.

 

También consideró que haya gobiernos sensibles y dejó en claro que una vez arribando al gobierno de Puebla, regresará el programa de las estancias infantiles y dará becas a estudiantes, además de apoyos en transporte público.