• Su compañero está siendo atendido en un hospital; cuenta con custodia policial.
• Se trata de dos motociclistas que intentaron asaltar a una familia en el kilómetro 74 de la autopista México-Puebla.

Odilón Larios Nava.- Una oportuna intervención de la Policía Federal de la Estación Zaragoza permitió frustrar un asalto a una familia en el kilómetro 74 de la autopista México-Puebla, en territorio de Santa Rita Tlahuapan. Este hecho desencadenó una persecución entre policías y ladrones, la cual dio como resultado que uno de los bandidos cayera abatido y el otro resultara lesionado, por lo que está hospitalizado y bajo resguardo policial.
La familia afectada tuvo la suerte de que en ese momento pasara una patrulla de la Policía Federal, así es como se inició una persecución y balacera. Uno de los delincuentes recibió un balazo en la cabeza y murió minutos después, el otro fue alcanzado por una bala en la pierna, se encuentra hospitalizado pero bajo resguardo policial.
Según indicaron fuentes policiales, la familia afectada viajaba con dirección a la Ciudad de México cuando se detuvieron para realizar sus necesidades en el kilómetro 74. Cuando estaban por retirarse los delincuentes motorizados aparecieron y les dispararon directo al parabrisas del lado del conductor.
Así fue como despojaron a las víctimas de dinero en efectivo, celulares y otros objetos de valor. Inmediatamente después del robo pasó una patrulla de la Policía Federal Estación Zaragoza, y los afectados informaron a los uniformados.
De esa manera es como se inició la persecución de los delincuentes, quienes no dudaron en abrir fuego contra los policías y éstos debieron repeler la agresión. Los motociclistas salieron de la autopista y derraparon en una barranquilla, esto ya en el kilómetro 72 de la misma vialidad, desde ahí siguieron agrediendo a los policías.
La refriega dejó a los dos maleantes lesionados, uno recibió un balazo en la cabeza y murió minutos después mientras era atendido por los paramédicos. El occiso se llamaba Carlos y contaba con 24 años de edad. El otro delincuente de nombre Adrián, tiene 31 años y está siendo atendido en un hospital de la región, se encentra con custodia policial.