Fueron emboscados a la altura de San Antonio Portezuelo; no se descarta que se trate de un ataque de ladrones de combustible.

Dos agentes de la Policía Ministerial Federal, pertenecientes a la Procuraduría General de la República delegación Puebla (PGR), fueron emboscados y atacados a disparos en la carretera San Hipólito-Xalapa a la altura del kilómetro 10, esto es cerca del entronque de San Antonio Portezuelo con el municipio de Felipe Ángeles, al menos uno de ellos presenta lesiones que ponen en riesgo su vida.
Los hechos ocurrieron este martes, minutos antes de las 19:00 horas cuando los agentes federales Juvencio Juárez Espinosa de 33 años de edad y Álvaro Luna Gómez de 41 años viajaban a bordo de una camioneta oficial marca Ford color blanco y al llegar al punto referido fueron agredidos a balazos.
De acuerdo con versiones extraoficiales, los dos agentes de la PGR momentos antes habrían acudido a comer a casa de un presidente auxiliar del municipio de Acatzingo, fue minutos después de haberse retirado que sufrieron el ataque que dejo al menos 15 huellas de impactos de bala en el vehículo antes mencionado.
Pese al hermetismo que las autoridades federales y estatales mantienen de este caso, trascendió que los agentes luego de ser atacados siguieron conduciendo y así evitaron recibir más balazos, mientras huían de sus agresores pidieron apoyo siendo aproximadamente 4 kilómetros adelante, con dirección a Acatzingo, donde fueron interceptados por paramédicos y fuerzas policiales que le brindaron apoyo.
Los dos agentes lesionados fueron trasladados al hospital San Ángel en Acatzingo. Según los primeros reportes, Juárez Espinosa presentaba cuatro impactos de bala en abdomen, pierna, ingle y brazo, mientras que Luna Gómez presentaba dos impactos en abdomen y brazo.
Tras ser atendidos inicialmente en el nosocomio antes referido fueron trasladados a un hospital en la capital poblana, el estado de uno de ellos fue reportado como delicado.
Cabe señalar que después de tener los reportes de la agresión, personal de la PGR, de la Procuraduría General de Justicia del estado, de la policía estatal y municipal de Acatzingo montaron un fuerte operativo en la comunidad de Villa Nueva. Hasta el cierre de esta edición se desconocía si las autoridades policiales tuvieron algún resultado.
Aunque no se tiene corroborado el móvil de la agresión, diversos reportes policiales indican que podría tratarse de un ataque por parte de una de las bandas dedicadas al robo de hidrocarburo en aquella región. La PGR ya investiga el ataque que sufrieron sus dos agentes.