• Se registró un enfrentamiento entre un grupo de aproximadamente 150 delincuentes y policías municipales en inmediaciones de Villa Frontera y la Central de Abasto.
• Hubo rumores que delincuentes saquearían casas de diversas colonias, lo que ocasionó que los habitantes se organizaran y armaran.

Odilón Larios Nava.- Continuó el ambiente de tensión y psicosis durante este viernes en la capital poblana, causada en su mayoría por supuestos reportes, la mayoría falso, de saqueos en tiendas departamentales y robos a casas en colonias ubicadas al sur y norte de la ciudad. No obstante el único hecho violento que se registró durante este viernes fue en las inmediaciones de la Central de Abasto y Villa Frontera.
El enfrentamiento se dio entre vándalos y policías municipales. Un grupo de delincuentes armados con palos, tubos y piedras agredieron a los uniformados que impidieron saquearan los locales de la Central de Abasto.

EL DÍA SIGUIENTE

Tras los saqueos registrados en diversos establecimientos comerciales en la ciudad de Puebla el pasado jueves por la tarde y noche, así como la madrugada del viernes, la ciudad despertó en una tensa calma. De acuerdo con el recuento de los hechos, fueron saqueados más de 30 establecimientos, la mayoría tiendas OXXO, Coppel y Aurrerá.
Los establecimientos saqueados amanecieron cerrados, aunque sin vigilancia policial, lo que los dejaba susceptibles a nuevos saqueos. Por lo que se dieron varias alertas propiciadas por la presencia de personas sospechosas en las inmediaciones.

VIOLENCIA EN LA CENTRAL DE ABASTO

Muy temprano, este viernes, se comenzó a esparcir la versión que un grupo de saqueadores – nadie sabe quiénes son, pero es seguro que no se trata de personas inconformes por el incremento en el precio de la gasolina – acudiría a saquear comercios en la Central de Abasto, por lo que los comerciantes y sus empleados se previnieron armándose con palos, tubos, piedras y lo que sirviera para defenderse.
Poco después llegó un grupo de maleantes y saqueó el OXXO ubicado en la Vía Corta a Tlaxcala a la altura de la Central de Abasto, el cual fue saqueado, los vidrios fueron quebrados. Dicho grupo habría después intentado crear desmanes en la Central pero fueron repelidos.
Después un grupo de aproximadamente 150 hombres, versiones policiales indicaron que entre éstos había gente de la Central de Abasto – aunque los representantes de la Central se desmarcaron y negaron lo anterior – llegaron hasta las instalaciones de la Comisaría Norte en Villa Frontera donde tomaron las instalaciones.
Esto alarmó a los vecinos, quienes se organizaron y salieron con palos, machetes, tubos, bates y piedras para enfrentar a los maleantes, ya que tuvieron versiones que éstos pretendían hacer desmanes en los domicilios del lugar.
Poco después llegaron refuerzos de la Policía Municipal, quienes se enfrentaron con el grupo de delincuentes, quienes se fueron replegando hasta la Central de Abasto y después de varios enfrentamientos a pedradas se dispersaron.
Sobre estos acontecimientos en rueda de prensa ofrecida Carlos Rivera González, el Secretario del Consejo General de la Central de Abasto, aseguró que los comerciantes y sus empleados nada tuvieron que ver en los hechos violentos, que los responsables fueron sujetos ajenos a este centro de comercio.
Ante la pregunta de que las cámaras habían captado tirando piedras contra los policías a probables trabajadores de la Central de Abasto, fue tajante al negar lo anterior. Informando que los rijosos son personas extrañas a ese centro de ventas en la ciudad.
Alrededor de las 15:00 horas, un grupo de cerca de 50 personas llegó nuevamente al OXXO de la Vía Corta y saqueó nuevamente la tienda de conveniencia. Al llegar la Policía Municipal logró detener a siete sujetos, dos de ellos en posesión de arma de fuego. Los detenidos fueron remitidos ante la autoridad ministerial.

LA PSICOSIS DE EN LAS COLONIAS POPULARES

A muchas colonias de la ciudad llegó el rumor de que los maleantes llegarían con intenciones de ingresar a las casas y saquearlas. Esto provocó que mucha gente asegurara que habría saqueos en colonias como Villa Frontera, Bosques de san Sebastián, Xonacatepec, santa Lucia, Guadalupe Hidalgo, la Segunda Sección de Guadalupe Hidalgo, santa Lucía, san Bartolo, san Jorge, Héroes, Tres Cerritos, Castillotla, san Jerónimo Caleras, Amalucan, entre otras.
El temor a que estos rumores se hicieran realidad hizo que los vecinos de cada colonia se organizaran, en algunos casos hasta se uniformaran. Así es como montaron guardias en las entradas y salidas de las colonias, se armaron y montaron barricadas, para estar preparados para los supuestos ataques.
Hubo reportes ciudadanos que informaban de supuestos saqueos en muchas de estas colonias pero ninguno se confirmó. Por su parte autoridades policiales aseguraron que todos los reportes que recibieron fueron falsas alarmas.

SE REPITE LA PELÍCULA EN EL INTERIOR DEL ESTADO

Cabe señalar que la misma psicosis se vivió en municipios como Tepeaca, Huixcolotla, Acatzingo. En donde se corrió el rumor que un grupo armado llegaría a hacer desmanes, a saquear e incluso a matar gente. Lo anterior ocasionó que en la Central de Abasto de Tepeaca se suspendieran actividades y clientes y comerciantes se retiraran.
Mientras que en Huixcolotla cerraron las puertas de la Central de Abasto, en Acatzingo los comercios cerraron. En los tres casos los comerciantes se organizaron para enfrentar la situación.
En Tecamachalco ocurrieron hechos violentos: un grupo de habitantes se percató de supuestos sujetos motorizados que estaban en diversos puntos en actitud sospechosa. Por lo que los pobladores se reunieron en las inmediaciones del Aurrera donde también llegó personal de la policía municipal.
Los policías marcaron el alto para revisión a los ocupantes de una camioneta y estos se negaron, por lo que hicieron detonaciones contra los ocupantes de la unidad, lo cual causó la molestia de los pobladores. Cuando los policías se marcharon voltearon un vehículo oficial tipo Tsuru. Después saquearon dos tiendas OXXO ubicadas cerca del lugar. Durante estos hechos hubo un adolescente herido de bala pero se desconoce la mecánica del hecho.