· Exhorta al Ejecutivo a presentar una iniciativa que frene la liberalización de los precios de la gasolina

El senador Miguel Barbosa Huerta presentó ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión una iniciativa para expedir la Ley que fija las Bases para el Establecimiento de Precios Máximos de los Combustibles Necesarios para la Economía Nacional y el Consumo Popular y un exhorto para que el Ejecutivo presente una iniciativa que frene la liberalización de precios de la gasolina.

En tribuna, el coordinador parlamentario del PRD afirmó que como medida de emergencia y justicia social, es necesario un mecanismo que garantice el regreso a los precios de los combustibles previos al esquema implementado a partir de este inicio de año.

El senador explicó que esto es posible ya que el artículo 28 constitucional, párrafo tercero, faculta al Estado para regular los casos, condiciones y medidas a tomar para detener la escalada de precios de productos de consumo popular que se cierne riesgosamente sobre la economía nacional.

En ese sentido, la iniciativa plantea que precios de los combustibles estén vinculados a porcentajes del salario mínimo: el precio por litro de la gasolina de octanaje estándar sería equivalente al 17.46 por ciento del salario mínimo; el de la gasolina de alto octanaje al 18.5 por ciento; para el diesel, el equivalente al 18.28 por ciento; y para el gas licuado, el 16.97 por ciento por cada kilogramo en promedio nacional, sin considerar estímulos.

Asimismo, Barbosa Huerta exhortó al Ejecutivo federal a presentar a la brevedad una iniciativa para reformar los artículos transitorios 11 y 12 de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2017, a efecto de que se posponga la liberalización de los precios de las gasolinas y el diesel y se mantengan en los rangos en que se encontraban al cierre del ejercicio fiscal de 2016.

Al fundamentar sus planteamientos, el legislador poblano reconoció que en la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2017 se improvisó un mecanismo alterno para la liberalización del mercado de las gasolinas y el diesel.

“Un mecanismo que evidencia la prisa por consolidar cuando menos un pedazo de su fracasada reforma estructural”, apuntó.

El coordinador parlamentario aclaró que la figura de liberalización de los precios de la gasolina apareció en la reforma energética, no en la reforma hacendaria como el PAN sostiene.

“Detrás del modelo energético no solamente estaba la inversión extranjera en extracción de gas, de petróleo, en refinación, sino estaba el cobro de una gasolina más cara y su liberalización”, afirmó.

Además, reconoció que existe un debate sobre si es facultad exclusiva del Ejecutivo presentar iniciativas en materia de Ley de Ingresos, aunque si hubiera voluntad política del Gobierno, simple y sencillamente la liberalización de los precios de la gasolina quedaría suspendida para iniciarse su aplicación hasta cuando hubiera condiciones sociales para ello.

No obstante, lamentó, “en esta sesión va a quedar nuevamente acreditado que de parte del gobierno no hay interés por resolver este tema”.

Miguel Barbosa llamó a los gobernadores, legisladores federales y locales, a pronunciarse de manera clara en contra del gasolinazo y la liberalización de los precios de la gasolina.