Los senadores del PRI manifestamos nuestra preocupación e indignación por la fuga de Joaquín Guzmán Loera, del penal de alta seguridad del Altiplano.
Los priistas en el Senado, igual que la gran mayoría de los mexicanos, esperamos de las autoridades responsables información y la acción para que de forma coordinada y oportuna pueda, pronto, ser recapturado “El Chapo” Guzmán.

De igual manera nos sumamos a la instrucción del Presidente Enrique Peña Nieto para que se lleve a cabo una profunda investigación, a fin de determinar y ubicar a quienes tuvieron cualquier tipo de participación en la fuga, sean o no servidores públicos, porque es inaceptable que el esfuerzo de los mexicanos y del Gobierno federal en el combate a la delincuencia organizada, se vea afectado por este tipo de actos de corrupción.

Reconociendo que el Sistema Penitenciario mexicano sigue teniendo vulnerabilidad, los senadores del PRI confiamos en la capacidad de las instituciones del Estado mexicano para corregirlas y recapturar a este delincuente, como ha sucedido con 93 de 122 de los principales cabecillas de los grupos delincuenciales en México, que han dejado de hacer daño a la sociedad, producto del esfuerzo de miles de servidores públicos del Gobierno federal dedicados a la seguridad.