• Las oportunidades de desarrollo y prosperidad deben estar al alcance de todas y todos los mexicanos.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, promulgó ayer la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, una iniciativa de gran alcance que busca revertir siglos de rezago, y que tiene como objetivo de mediano y largo plazos “detonar la productividad de la región sur del país, es decir, establecer las condiciones estructurales que nos permitan generar mayor riqueza y oportunidades de desarrollo regional”.

Resaltó que las Zonas Económicas Especiales “son áreas geográficas con un gran potencial productivo donde se ofrece un entorno de negocios excepcional para atraer inversiones y generar empleos de calidad a partir de incentivos, facilidades y el desarrollo de infraestructura”. Apuntó que además, en México “representarán, sin duda, un hito en las políticas públicas de combate a la pobreza y a la desigualdad”.

Recordó que las Zonas Económicas Especiales serán la de Puerto Lázaro Cárdenas, en Michoacán y Guerrero; la del corredor del Istmo de Tehuantepec, que incluirá los polos de Coatzacoalcos, Veracruz, y Salina Cruz, Oaxaca; la de Puerto Chiapas, en Chiapas; y la del corredor petrolero en los estados de Tabasco y Campeche.

“Las Zonas Económicas Especiales significan sembrar hoy, para cosechar mañana. Hoy estamos sembrando una semilla de esperanza para las familias del sur del país”, señaló.

“Se trata de saldar una deuda histórica con un proyecto de futuro. Los mexicanos somos un mismo pueblo; no puede haber dos Méxicos, las oportunidades de desarrollo, prosperidad y bienestar deben estar al alcance de todas y todos los mexicanos, sin importar la región donde vivan”, enfatizó.

El Primer Mandatario explicó que las acciones consideradas en el marco de esta Ley tienen plazos muy concretos: “que a más tardar en el año 2018, cuando esté por concluir esta Administración, se logre el establecimiento de al menos una empresa ancla en cada una de las Zonas Económicas Especiales”.

Reconoció que México sigue siendo un país de enormes contrastes. “En nuestra geografía aún conviven prosperidad y marginación, vanguardia y rezago. Hay un México que compite y gana en la economía global, que tiene índices crecientes de ingreso, desarrollo y bienestar, pero también hay un México que se ha quedado atrás, que no ha podido aprovechar su potencial productivo y que sufre de carencias sociales que son inaceptables en este siglo XXI”.

El Presidente Peña Nieto expresó su reconocimiento a los legisladores federales por su compromiso en la aprobación de la Ley de Zonas Económicas Especiales.

Asimismo señaló que el modelo de las Zonas Económicas Especiales “permite esta suma de esfuerzos y representa una respuesta de fondo para que el sur-sureste acelere su ritmo de crecimiento”.