Por Jesús Lemus/Puebla

Las bancadas del PRI y PT promovieron una reforma en materia electoral, para establecer en el estado de Puebla, los criterios de violencia de género, aunque en dicha propuesta no se establecen sanciones penales por este hecho.
Sobre el tema, la legisladora del PT, Lizeth Sánchez García, comentó que esta reforma electoral es una homologación a las normas federales que ya existen, donde tampoco se fijan sanciones penales en caso de que haya violencia de género a quienes se dedican al tema de la política.
Indicó que los criterios para catalogar la violencia de género en Puebla son los siguientes: limitar, anular o menoscabar la participación política que tiene una mujer, quien podría vivir una presión, persecución, hostigamiento o acoso, respectivamente.
“Se entiende como violencia política en razón de género la acción y omisión en el ámbito político o público que tenga por objeto limitar, anular o menoscabar el ejercicio efectivo de los derechos de una mujer y se manifiesta en presión, persecución, hostigamiento o acoso, amenazas o privación de la libertad o de la vida en razón de género”.
Cabe señalar que durante la presentación de esta iniciativa, la diputada local del PRD, Socorro Quezada Tiempo, resaltó que el caso más representativo de la violencia de género que se vivió en Puebla, fue con Ana Teresa Aranda Orozco, quien compitió en el año 2016 como candidata independiente a la gubernatura del estado.
A raíz de todo lo anterior, el resto de las fracciones parlamentarias decidieron sumarse a esta iniciativa que promovieron las bancadas del Partido del Trabajo y el Revolucionario Institucional.