Odilón Larios Nava.- Fuentes cercanas a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) señalaron que el director de la policía ministeriales Juan Luis Galán Ruiz, ordenó que los agentes ministeriales no pueden llevar a cabo el cumplimiento de alguna orden de aprehensión si no es con su consentimiento.
Esta orden fue emitida después de que en semanas pasadas se dieran algunas irregularidades en el cumplimiento de aprehensiones en diferentes puntos del estado.
Según señalaron las fuentes consultadas, que por obvias razones pidieron la gracia del anonimato, el caso que detonó lo anterior es el ocurrido el pasado miércoles 14 de mayo alrededor de las 20 horas, en la 46 Poniente y 15 Norte, cuando personal de la Dirección de Metropolitana Zona Metropolitana Sur (DMZS), a cargo del subdirector de la policía ministerial, llevaba a cabo el cumplimiento de una orden de aprehensión en la cual el acusado contaba con un amparo.
Los comerciantes de autopartes salieron a congregarse y defender al hombre amparado para que no lo detuvieran. Sobre el comerciante pesan acusaciones sobre robo de vehículo. Los agentes ministeriales que pretendían llevar a cabo la detención pidieron apoyo, pero cuando Galán Ruiz supo cuál era la situación jurídica del presunto delincuente, les pidió que se retiraran del lugar de inmediato.
Otro caso fue el suscitado en la Sexta Comandancia, donde el personal llevó a cabo una orden de aprehensión por colaboración con el estado de Veracruz, la cual estaba sin efecto. Sin olvidar el caso de los dos ministeriales de Huauchinango que fueron detenidos cuando presuntamente extorsionaban a una mujer señalada de homicidio, y que sólo quedaron libres bajo caución.
Además del caso de los dos jefes de grupo de Zacapoaxtla y Tlatlauquitepec acusados de extorsionar a una persona que deberían de detener. Todo lo anterior hizo que Juan Luis Galán Ruiz ordenara que nadie cumpliera órdenes de aprehensión sin su consentimiento.
Lo anterior fue revelado por fuentes cercanas a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) quienes pidieron que se les mantuviera en el anonimato. Agregaron que la reacción del director es comprensible a raíz de todas las irregularidades que se han dado en las filas de la policía ministerial a la hora de dar cumplimiento a las órdenes de aprehensión, sin embargo consideraron que no es justo que agentes que hacen un buen trabajo apegado a derecho sean afectados por las malas acciones de unos cuantos.