• Los agresores explotaron porque constantemente sus vecinos les obstruían el libre tránsito colocando los vehículos que reparaban en la calle.

Odilón Larios Nava. – Una familia de Nealtican bloqueaba constante mente el libre tránsito de sus vecinos quienes viven metros atrás. Obstruían la calle con carros que eran llevaban a reparar, pues ese es su negocio. La más reciente riña por ese motivo ocurrió el lunes por la tarde y por la noche, y cobró la vida de un hombre de 25 años, miembro de la familia que repara automóviles, además cuatro miembros de su familia más resultaron severamente golpeados con palas.
Fuentes policiales informaron que el hombre de 25 años fue ultimado de un escopetazo dentro de su propio domicilio. Estos informantes señalaron que los problemas entre ambas familias no eran por asuntos mayores, sino por la simpleza ya señalada.
Todo comenzó hace ya algunos años cuando la familia de Reinaldo y Juan, vendieron parte del terreno que está frente a su casa – es un terreno de considerables dimensiones –a la familia Tlaconzi Caltzalco. Poco después, los recién llegados pusieron un negocio donde reparan vehículos y algunos los desmantelan. Esto hace que coloquen las unidades en el terreno y bloqueen el paso a la casa de la familia que originalmente era dueña de todo el terreno.
Esta nimiedad es la base de las disputas que tenían ambas familias y lo que ocasionó que el lunes alrededor de las seis de la tarde, Reinaldo y Juan llegaron borrachos en su vehículo. Justo minutos antes había llegado una grúa con un vehículo para que este último fuera reparado por Geovanni Tlaconzi Caltzalco, de 25 años.
Los hombres que llegaron ebrios exigieron a su vecino de 25 años que quitara la grúa para que pudieran pasar con su coche. Giovanni les pidió que le dieran chance unos minutos en lo que hacían unas maniobras.
Esto enfureció a Reinaldo y Juan, quienes propinaron una golpiza a Geovanni, luego de lo cual se retiraron. Pero alrededor de las ocho de la noche volvieron pero esta vez llevaban palas y una escopeta.
De forma abrupta y violenta ingresaron a la casa de la familia Tlaconzi Caltzalco y comenzaron a golpear con las palas a Giovanni, a su papá, a su mamá y hermana, así como a su esposa, todos quedaron sumamente lesionados por los golpes.
Durante estas acciones Reinaldo habría accionado la escopeta, pero no le apuntó a nadie en concreto y los perdigones no dieron directo en ninguna persona, solo uno de ellos rozó en el brazo a la esposa de Giovanni.
De acuerdo con las fuentes consultadas, después de que Reinaldo falló el tiro, Juan arrebató el arma y la volvió a cargar, así es como disparó, pero esta vez directamente contra Giovanni, le pegó en el cuello y parte del rostro.
En ese momento se percataron de lo que habían hecho y los hermanos Reinaldo y Juan escaparon, pero ya son buscados por las autoridades, pues fueron plenamente identificados.
Los agraviados llamaron a los números de emergencias y llegó una ambulancia, los paramédicos notaron que Giovanni aún tenía leves signos de vida y lo subieron a la ambulancia, pero apenas habían avanzado cien metros en el entronque con la carretera Paso de Cortés se percataron que el joven había expirado, por lo que avisaron a las autoridades ministeriales.
La familia del occiso se reunió en el lugar, que está a escasos cincuenta metros del domicilio de los asesinos. La policía municipal pensó por algún momento que pretendían cobrar venganza y que la situación se saldría de control por lo que solicitaron apoyo del Grupo Intermunicipal, es decir de las policías de los municipios cercanos, lo que provocó una intensa movilización de patrulla en la zona.
Sin embargo, las autoridades después corroboraron que lo que en realidad pretendían los familiares de Giovanni era llevarse el cadáver a su casa. Pero en cuanto vieron que las autoridades ministeriales habían llegado para hacer las diligencias se tranquilizaron y cooperaron rindiendo sus declaraciones e informando lo que había ocurrido.
Las autoridades de la Fiscalía ya realizan las pesquisas para dar con los responsables de este crimen, el cual tuvo su origen en una discusión entre vecinos, porque uno de ellos obstruía el libre tránsito de los otros.