Por Jesús Lemus/Puebla

El PRI dio su banderazo de salida para las elecciones de 2018 y ratificó que la Asamblea de Delegados sea el método para elegir al abanderado que competirá por el gobierno de Puebla el primero de julio del siguiente año.
Lo anterior se decidió en el Consejo Político Estatal del PRI, donde se acordó que también se buscará una coalición con el PVEM, Encuentro Social y Nueva Alianza en lo que será la renovación de los diversos cargos públicos el otro año.
En el caso de las 26 diputaciones locales y 217 alcaldías, se eligió que en un 50 por ciento de los espacios se aplique la Asamblea de Delegados y para el restante será mediante una comisión de postulación.
Sobre el particular, el presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, Jorge Estefan Chidiac, enfatizó que la comisión de postulación únicamente se trata de respetar los usos y costumbres en diversas demarcaciones del estado de Puebla.
Con este método, el líder estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac, argumentó que el instituto empieza a demostrar que se tiene el músculo político y organización para salir victoriosos en las votaciones de 2018.
Incluso, señaló que ante las eminentes fracturas del PAN, no descartó que militantes de esa fuerza política vayan a votar por el instituto tricolor y el candidato que competirá por el gobierno del estado de Puebla.
Incluso, minimizó que el PAN trate de amarrar una mega coalición con el PRD, Movimiento Ciudadano, además de otros institutos políticos que desde su punto de vista calificó como partidos élites en el territorio poblano.